Connect with us


Gente & Sociedad

La oscura historia detrás del salami que acompaña desayuno tradicional RD

Publicado hace

en

Pippa Biddle/BBC Través.-Estaba sentada en un café de hotel en la ciudad dominicana de La Romana cuando la camarera deslizó mi plato del desayuno frente a mí. Era un «plato típico», el desayuno dominicano que me obsequiaban por mi estancia.

Al verlo noté que era una pesada combinación de puré de mangú (plátano), huevos fritos, rodajas de queso frito y rebanadas de un crujiente, frito y extrañamente adictivo salami, lo cual parecía ser la última cosa que debería estar comiendo en un día sofocante.

Solo había estado en República Dominicana unos días y ahora sabía que este era el desayuno tradicional. Lo vi servido por todas partes, casi todos los días, y era francamente delicioso.

El salami es un elemento básico dominicano. Se come en trozos en espagueti con salsa de tomate, guisado con pimientos y cebollas, mezclado con arroz o en rodajas gruesas fritas.

Me lo sirvieron en cada una de esas variedades a lo largo de mi viaje. Era muy sabroso, pero todavía estaba un poco desconcertada.

Me preguntaba cómo una carne procesada se había convertido en un ingrediente tan básico aquí.

Parte de la popularidad del salami es debida a que es barato. Otra razón es el entorno, pues las fallas de electricidad y la falta de refrigeración hacen que tengan alta demanda las proteínas totalmente cocidas.

Pero cuando le pregunté a un médico estadounidense que había trabajado en República Dominicana durante décadas sobre la fascinación por el salami, dijo que había otra razón, una que involucra dos regímenes totalitarios, racismo profundo, el ingenio humano y la Segunda Guerra Mundial.

Con el paso del tiempo, le pregunté a dominicanos conocidos y desconocidos sobre el origen, pero nadie sabía de ese pasado.

No fue hasta que oí hablar de una pequeña comunidad judía en la ciudad de Sosúa que encontré las pistas a seguir.

El puré de mangú con huevos fritos, rodajas de queso asado y rebanadas de salami componen este platillo típico.

Eso me llevó al Museo Virtual Sosúa, un archivo histórico en línea de una pequeña comunidad de colonos en esa localidad con voces de sus residentes actuales y anteriores, sus hijos, y su creadora, Sylvia Schwarz.

Ella explica que es la hija de judíos europeos, pero creció en República Dominicana. Cuando sus padres, Egon y Hildegard, se trasladaron al país en 1947, fueron negociados de un régimen a otro, pero el país caribeño quería a los judíos ahí.

En la Conferencia de Evian de 1938, una reunión de líderes de 32 países y organizaciones privadas para tratar el tema de los refugiados judíos que huían del nazismo, el jefe militar dominicano Rafael Leónidas Trujillo Molina se destacó como el único líder mundial dispuesto a aceptar un número de asilados.

Pero sus razones eran políticas, no humanitarias.

Trujillo había masacrado a decenas de miles de haitianos durante un conflicto de seis días en octubre de 1937, un evento llamado la «Masacre del Perejil» o «El Corte», mientras que los haitianos la recuerdan como Kout Kout-a (el apuñalamiento).

Independientemente del nombre, fue un malévolo experimento del mismo tipo de limpieza étnica que estaba ocurriendo en Europa, y Trujillo estaba en gran necesidad de un impulso positivo de las relaciones públicas.

El militar estaba obsesionado con la blancura.

Rafael Leónidas Trujillo Molina estaba obsesionado con la blancura.
Vio la isla La Española como una polarización física entre la luz y la oscuridad, y su misión era mantener la oscuridad a raya.

Conocido por espolvorear su propia piel para hacerla parecer más blanca, Trujillo vio el éxodo de los judíos de Europa del Este, en los tiempos del ascenso de Adolf Hitler al poder y el cierre de fronteras, como una oportunidad para promover su agenda racial.

En la conferencia, Trujillo acordó aceptar hasta 100.000 judíos en su país, con la esperanza de que fueran a procrear con mujeres dominicanas, y entonces dieran a luz bebés de piel más clara.

A pesar de estos motivos siniestros, su oferta también era una oportunidad de sobrevivencia que no podía dejarse pasar.

El país caribeño emitió cerca de 5.000 visas a judíos de 1938 a 1944, pero debido a problemas para su traslado, las tensiones políticas y cierta incertidumbre acerca de la reubicación en el país, menos de 1.000 judíos llegaron a la República Dominicana.

Los judíos fueron parte de un acuerdo entre regímenes, no obstante fue una vía de escape a la persecución que vivieron en Europa.

Los que lo hicieron tuvieron tierras y ganado, así como la oportunidad de empezar a reconstruir sus vidas.

Egon y Hildegard estaban como refugiados en Shanghái en 1938. Él había huido de Viena y ella de Berlín. Pasaron nueve años en China, incluyendo un tiempo en un campo de concentración manejado por Japón, antes de recibir las visas de República Dominicana.

En el momento en que llegaron en 1947, la Asociación de Asentamientos de República Dominicana (AARD), un programa del Comité Judío Americano de Distribución Conjunta, había construido una pequeña pero próspera comunidad en una antigua plantación de plátanos en Sosúa, en la costa norte de la isla.

Fue nombrada El Batey, un término del Caribe para las zonas residenciales donde viven los trabajadores de las plantaciones.

Al igual que Egon y Hildegard, muchos refugiados eran profesionales exitosos en sus países de origen, y la comunidad rápidamente se hizo poderosa económicamente.

Aunque República Dominicana aceptó a 100.000 refugiados judíos, menos de 1.000 se establecieron en Sosúa.
CILCA, una cooperativa lechera, y Ganadera, una cooperativa de carne, fueron creadas y financiadas por la AARD, pero su éxito se debió sobre la tenacidad y la comprensión del negocio de los colonos.

Mediante la combinación de su experiencia y la incorporación de asesores de Europa, fueron capaces de crear quesos de estilo europeo de alta calidad, mantequilla premiadas como la mejor, salchichas, y el salami que fue vendido en todo el país bajo el nombre de Productos Sosúa.

La comida dominicana es una mezcla de influencia española, africana e indígena taína.

Frijoles, guisados y almidones como arroz, plátano y yuca, forman una base que es absorbente y fácil de preparar. Las salchichas sin duda existía en República Dominicana antes de que llegara la comunidad judía.

Pero al ofrecer embutidos cocidos similares a la mortadela, los judíos fueron capaces de sacar provecho de la novedad de sus productos a la vez que era un alimento fácil de añadir a la cocina existente.

Una mezcla de carne de res y cerdo, el salami hecho en Ganadera de ninguna manera era kosher (que los judíos consumen y en la que no hay cerdo), y muchas de las familias judías que se establecieron en Sosúa criaron cerdos.

«Ellos no siguieron siendo kosher», dijo Schwarz de sus padres. «Después de que casi se muere de hambre, lo que puedas encontrar para comer se come, y no importa si es kosher o no».

CILCA era la cooperativa en donde la comunidad judía realizaba productos lácteos, como queso y mantequilla. En la foto, Martin Katz prepara queso.
Por la década de 1960, la comunidad de Sosúa vendió millones de dólares en carne y productos lácteos.

Su salami, sobre todo, se hizo tan popular que otros negocios de carne procesada, como la dominicana Induveca, también comenzaron a prosperar.

Aun cuando creció la influencia de la comunidad judía, tendía a mantenerse en comunidades religiosas y culturales muy cerradas que aún existen en la actualidad (muy a pesar de Trujillo).

Con el paso de los años, la mayoría de los colonos judíos se fueron a EE.UU., Israel o sus países de origen.

Pero la fábrica Productos Sosúa, una pequeña sinagoga, un cementerio judío y unas pocas familias judías se mantienen en la localidad que se formó mientras la pequeña ciudad de Sosúa se transformaba en un destino turístico.

Incluso Schwarz salió del país en 1995, después de que su tranquila calle se convirtió en una vía muy concurrida.

En la compañía GANADERA se creaba el salami y otros embutidos que hoy siguen siendo parte de la dieta de los dominicanos.

Aunque Productos Sosúa fue vendida a la multinacional mexicana Sigma Alimentos en 2004, las raíces dominicanas de la pequeña cooperativa judía y los sabores que se popularizaron aún se pueden degustar en casi cualquier cocina en el país.

Así, después de ocho años y un sinnúmero de rebanadas de salami frito, por fin tuve mi respuesta.

Hoy en día, la historia de los colonos judíos de la AARD, de Ganadera y de Productos Sosúa casi se ha olvidado.

La mayoría de la gente visita Sosúa sin saber que lo que ahora es su zona principal de turismo (todavía llamada El Batey) una vez fue labrada por colonos judíos.

Pero cada dominicano, y cada persona que se ha sentado a tomar el desayuno tradicional, ha probado un poco de la marca que dejaron en uno de los pocos países en el mundo que estaban dispuesto a cobijarlos.

BBC MUNDO

Que opinas?

Comentarios

PERIODISTA/ PUBLICISTA

Gente & Sociedad

Conductores de «El Mañanero» alborotan a paraguayos por comentarlos sobre su país

Publicado hace

en

Los comentarios emitidos por locutores dominicanos en el programa radial «El Mañanero», que de transmite por La Bakana FM, causaron indignación en Paraguay, por la manera burlona, en que supuestsmente se refirieron a ese país suramericano.

Tras la avalancha de comentarios críticos de personas de Paraguay, , el humorista Ariel Santana cerró su cuenta de Instagram y pidió disculpas por la confusión.

“La razón sí tiene que ver con el hermano país y no por la presión de ellos, porque yo hice un video pidiéndole disculpas, sino por respeto al publico. Había una controversia de temas raciales en mi instagram entre dominicanos y paraguayos que las veo innecesarias, entonces en lo que las aguas se calman nos tomamos un descanso”, explicó Santana.

El locutor lamentó que la gente le escribiera en las redes comentarios racistas, «pero por eso no creo que Paraguay sea racista”.

Al explicar la temática del segmento del programa radial, señaló que “Lunes de geografía» nace «como un intento de burla a las relaciones diplomáticas que tiene República Dominicana y no así de burla a los países de los que se habla”.

El canal de Youtube del espacio radial mantiene en su plataforma el video, donde los seguidores también han comentado indignados.

«El Mañanero» se transmite por la emisora La Bakana y además de Santana lo conducen Manolo Ozuna, Ivonne Peralta,  Elvis de Jesús (El Nagüero) y Bolivar Valera.

El programa en el que se refirieron a Paraguay, su gente y su cultura fue emitido en noviembre pasado, pero fue esta semana que en la nación suramericana explotó de manera mediática, generando el rechazo de la sociedad

«Locutor dominicano se burló de nuestro dulce idioma guaraní y ahora cerró su cuenta de Instagram», publicada este miércoles el portal Extra.com.py.

«El Mañanero» tiene un segmento dedicado a la geografía y fue ahí donde habló de las curiosidades de Paraguay.

“El 80% de los paraguayos que no han salido del país nunca han visto una playa. Se habla el guaraní, además del español, el guaraní es una lengua que nunca se va a enseñar en un instituto”, expresó ante las carcajadas de sus compañeros.

También se refirió a que la economía de un país se mide en los platos típicos que comen sus ciudadanos y «en Paraguay se come el jakare, que es la palabra en guaraní con la cual llaman al cocodrilo. Tienes que tener mucha hambre para enfrentarte a un animal así”.

Además, se burló del tereré y de las figuras más conocidas de Paraguay, lamentó una nota periodística de Extra.

El humorista Gustavo Cabaña comentó a Extra que la triste presentación de los dominicanos no puede considerarse humor.

“Quisiera saber si conocen Paraguay, yo me fui a República Dominicana y su nivel económico está muy por debajo de nuestro país. Me parece tonto, estúpido y poco profesional que recurran a la ofensa, porque el que ofende no hace humor, no es gracioso”, mencionó el actor.

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

Gente & Sociedad

La cantante Adele se separa de su marido

Publicado hace

en

LONDRES.- La popular cantante británica Adele se ha separado de su marido, Simon Konecki, tras más de siete años de relación y un hijo en común, confirmaron este sábado los representantes de la artista.

En un comunicado divulgado por Benny Tarantini y Carl Fysh, los agentes de la artista, de 30 años, indican que ambos, Adele y Konecki, “están comprometidos a criar juntos con amor a su hijo”, Angelo.

“Como siempre, piden privacidad. No habrá más comentarios”, se agrega en la nota.

Adele se convirtió en madre de su único hijo el 19 de octubre de 2012 y en 2016 contrajo matrimonio con el padre del niño, Konecki, con quien llevaba saliendo cinco años.

La pareja se casó en una ceremonia secreta y la artista tan solo confirmó el enlace públicamente durante un discurso pronunciado en una ceremonia de los premios Grammy en 2017.

Adele, conocida por sus álbumes súperventas “19”, “21” y “25”, es una de las artistas con más ventas y más queridas del mundo.
La cantante, natural del barrio de Tottenham, al norte de Londres, se dio a conocer con su álbum debut, “19”, en 2008, con el que llegó a lo más alto de las listas de los más vendidos con temas como “Chasing Pavements” y “Hometown Glory”.

El segundo trabajo, en 2011, “21” logró aún más éxitos para la cantante inglesa, gracias a sencillos como “Someone Like You”, “Rolling In The Deep” y “Rumour Has It”.

Ese álbum llegó a ser número uno en 30 países, entre ellos EE.UU. y el Reino Unido. Su tercer trabajo fue “25”, que salió al mercado en 2015, otro gran éxito comercial y de crítica.

El pasado mes, los medios de comunicación tomaron instantáneas de Adele cuando entraba en un estudio de grabación en Nueva York, lo que ha llevado a sus seguidores a especular con que la artista podría estar trabajando en un nuevo proyecto.

Agencias

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

Lo + Trending