Connect with us


Publicado hace

en

Una mujer que luchó contra la obesidad desde muy temprana edad, encontró en el peor momento de su vida la fuerza y el coraje para hacer un cambio radical en su vida. Su nombre es Betsy Ayala y desde los 13 años era víctima de bullying por sus kilos de más.

Según dijo al sitio Dialy Mail, “la comida era como automedicarme” pues padecía de ansiedad y en vez de ocuparse del verdadero origen su inquietud, prefería comer.

Tanto así que llegó a la universidad pesando 110 kilos y alcanzó los 130 kilos cuando tuvo a su hija, Isabella.

“Estaba en una depresión postparto muy severa. No podía dormir y no tenía ningún deseo de funcionar en absoluto. Pero tenía una recién nacida, por lo que fue un momento muy difícil”, recordó la mujer de 34 años.

Aún así hizo lo posible para mejorar su salud. Optó por consumir batidos de proteína y comenzó a perder peso poco a poco. Fue entonces cuando su vida dio un giro de 180 grados. Su esposo, con quien mantenía una relación de 14 años, le era infiel con una compañera de trabajo.

“Lo descubrí a través de unos mensajes que leí en su Facebook, donde me llamaban ’vaca’… Mi mundo entero se vino abajo. (Él) siempre me decía que me veía bien o trataba de hacerme comer basura todo el tiempo… Estaba tan devastada cuando leí esos mensajes… Era casi como si me hubiera permitido o quería que me quedara así”, afirmó.

En vez de hundirse en la depresión, Ayala aprendió a quererse a sí misma y cambió su estilo de vida por uno más saludable. Con la ayuda de su hermana, asistió a clases de Zumba, comenzó a correr y a levantar pesas en el gimnasio. Todo esto sin abandonar la dieta alta en proteínas que seguía.

Gracias a su esfuerzo, bajó 50 kilos y actualmente luce totalmente diferente a la mujer de hace más de tres años.

“Soy una persona completamente diferente, tanto por dentro como por fuera. Soy más feliz, más segura y más positiva. Sé que soy capaz de mucho y estoy muy contenta de ser un buen ejemplo para mi hija”, afirmó.

Sobre el padre de su hija, lo único que la estadounidense mencionó es que no está junto a él, pero que “estamos bien ahora. Me tomó un tiempo llegar al perdón, pero lo que él hizo fue por él y no por mí. Mi viaje realmente me ha ayudado a entender eso”.

Que opinas?

Comentarios

Ahora #normalito PERIODISTA/ PUBLICISTA -Temas sociales -Humor negro Fuegoalalata.do

Click aquí para dejar tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gente & Sociedad

VIDEO: El estrellón de la modelo de Victoria’s Secret

Publicado hace

en

Como un ángel caído, la modelo china, Ming Xi, protagonizó un bochornoso momento durante el Victoria’s Secret Fashion Show, en Shanghai.

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

Gente & Sociedad

Grabar con celular a una persona es delito y se puede caer preso

Publicado hace

en

De acuerdo al abogado John Garrido, en la actualidad las personas acostumbran a grabar todos los eventos violentos y agresivos en que se encuentran involucrados como una forma de tener evidencia o prueba de lo sucedido.

Otras veces las personas graban hechos violentos y no violentos de terceras personas o en eventos que no están involucrados.

Dice Garrido que el sistema jurídico dominicano regula la grabación de una persona mediante la protección del derecho a la intimidad y privacidad. Esta regulación data desde el año 1997 a través de la modificación que hizo la ley 24-97 al código penal en los artículos 337 al 338.

“La grabación o publicación de fotos de una persona sin su autorización, según el código penal, afecta el derecho a la intimidad privada. La intimidad es una necesidad humana y un derecho natural del hombre por lo que es independiente y anterior a su regulación positiva”, afirma el profesional en derecho penal.

Se define como: “La esfera personal que está exenta del conocimiento generalizado de tercero” o “la facultad que tiene cada persona de disponer de una esfera, ámbito: privativo o reducto infranqueable de libertad individual, el cual no puede ser invadido por terceros, ya sean particulares o el propio Estado, mediante cualquier tipo de intromisiones, las cuales pueden asumir diversos signos”.

El código penal protege y reglamenta el derecho a la intimidad en varios artículos: 337, 337.1 y 338. En estos artículos se prohíbe publicar la imagen de las personas sin su consentimiento y que sus imágenes sean llevadas al conocimiento del público.

Expresa que la divulgación de la imagen se les prohíbe tanto a los particulares como a las autoridades estatales y sanciona a la persona jurídica o física que con la publicación se atente voluntariamente contra la intimidad de la vida privada.

“Por su parte, el derecho a la intimidad personal tiene rango constitucional y convencional. Nuestra constitución ordena la no injerencia en la vida privada y con ello arrastra la prohibición de afectar los derechos del honor, el buen nombre y la imagen. Es la propia Constitución que ordena establecer sanción a cualquier particular y autoridades que violen estos derechos conforme al artículo 44”, subraya John Garrido.

En tanto, que las convenciones internacionales relativas a los derechos humanos que el Estado dominicano ha ratificado y los cuales tienen rango por encima de la ley también reglamentan y protegen el derecho de intimidad.

El artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que el derecho a la vida privada es un derecho humano: “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, ni su familia, ni cualquier entidad, ni de ataques a su honra o su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.”

Asimismo, el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, consagra, al respecto, lo siguiente: “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación; Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos ataques.”

En el ámbito regional, el artículo 11 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, establece una norma de protección de la honra y dignidad, al señalar: “Toda persona tiene derecho al respeto de su honra y al reconocimiento de su dignidad; nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputación; Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos ataques”.

“Las personas tienen por hábito automático que desde que ven un evento que involucra personas sacan su celular para grabar dicho hecho”, manifiesta el jurista.

Agrega que en la actualidad y para el caso de supuesta faltas penales esas personas prefieren difundir esas imágenes y videos en lugar de hacer la denuncia, tratando de querer hacer justicia o castigar al autor de un supuesto delito.

“Esta práctica es considerada un delito y puedes hacer que quien graba con su celular y difundan las imágenes sin su consentimiento caiga preso”, aseveró.

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

Lo + Trending