Connect with us


De allá

“Código Azul” en Nueva York por frío “pelú”

Publicado hace

en

El Departamento de Manejo de Emergencias de la Ciudad (OEM) pidió a los neoyorquinos que extremen las precauciones durante la ola de frío ártico que azotará la ciudad esta semana. Las autoridades pronostican que las temperaturas mínimas serán de entre 10 a 15 grados Fahrenheit, muy por debajo de lo normal para los días finales del año.

La OEM advirtió que las personas sin hogar, bebés, adultos mayores y personas con ciertas enfermedades crónicas corren un mayor riesgo.

En el caso específico de los desamparados se activó el ‘Código Azul’, para desplegar unidades especiales en las calles para identificar a las personas sin hogar y llevarlas a los refugios de la Ciudad, los cuales no pueden rechazar a ningún individuo mientras ese código esté vigente.

“Asegúrese de abrigarse muy bien cuando este afuera y de usar gorro, bufanda y guantes, pues el frío ártico permanecerá en nuestra área hasta el fin de semana de Año Nuevo“, dijo Joseph Esposito, Comisionado del OEM. “Permanezca en el interior de ser posible y ayude a los demás a mantenerse seguros. Supervise a los ancianos, vecinos y personas con enfermedades crónicas”.

Temperaturas congelantes no detienen a trabajadores hispanos.
El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que el termómetro permanecerá por debajo del punto de congelación esta semana, con una temperatura promedio de 19 grados durante los próximos siete días.

A lo largo de la semana, las temperaturas diurnas generalmente rozarán los 20 grados, pudiendo llegar hasta los 25°, aunque caerán a los dígitos individuales en horas de la noche y de la madrugada, dijeron las autoridades.

“El clima frío puede causar o empeorar los problemas de salud. Algunas personas, incluidas aquellas sin hogar y con discapacidades, corren un mayor riesgo de sufrir lesiones y enfermedades, incluso la muerte”, dijo el OEM en un comunicado. “Otros neoyorquinos vulnerables son aquellos que consumen alcohol o drogas, ya que están expuestos al aire libre o en hogares sin calefacción”.

El OEM informó que las personas en más riesgo son los neoyorquinos mayores de 65 años, menores y pacientes con enfermedades cardíacas o pulmonares, presión arterial alta y diabetes. Las autoridades pidieron al público supervisar constantemente a vecinos y familiares con condiciones graves de salud mental o discapacidad.

Peor para los que trabajan afuera
El jornalero mexicano Pedro Moreno salió este martes de su apartamento al amanecer con la esperanza de que algún contratista pudiera ofrecerle algunos dólares por trabajar al aire libre, una oportunidad laboral que algunos de sus compañeros han rechazado debido a las temperaturas congelantes.

Moreno, de 47 años, se arropó lo mejor que pudo; sin embargo, el frío polar caló sus huesos y lo hizo tiritar. El padre de tres niños toleró las temperaturas de apenas 20° Fahrenheit duranre las primeras horas del martes, pues su esposa y sus hijos dependen de las remesas que manda a su país y ni siquiera la ola de frío polar lo detendrá en proveerles lo que necesitan, aseguró.

“El invierno es la época más dura para los jornaleros. No hay trabajo y el frío es insoportable, uno se aguanta. Pasamos horas y horas en la parada, esperando por trabajo. Una hora o dos horas de trabajo es bueno, yo agarro lo que sea. Mi familia necesita de mí y yo no puedo quedarme en casa, tengo que trabajar”, dijo Moreno, quien es jornalero por casi una década. “Hay inviernos que son más duros que otros. Este invierno será difícil, con mucho frío”.

Unos 40 jornaleros esperaban ansiosos por una oportunidad de trabajo la mañana de este martes en la esquina de la calle 69 y la avenida 37, en el vecindario de Woodside, Queens. Durante el verano, en la parada se pueden ver más de un centenar de trabajadores.

El frío polar será peor principalmente en las mañanas esta semana, cuando miles de neoyorquinos se dirigen a sus trabajos, ya que se pronostica que durante las ‘horas pico’ el clima no pasará de los 17°.

El Servicio Nacional de Meteorología Nacional había pronosticado una temperatura máxima para este martes de 25° y una mínima de 17°.

“Está bien frío y casi no han pasado contratistas, muy pocos, uno dos. En estos días es cuando muchos no tenemos ni para un café, es bien duro. El frío nos afecta en todos los aspectos, en nuestra salud y nuestra economía”, dijo el ecuatoriano Rafael Ordoñez, compañero de Moreno. “Se aguanta los más que se puede. Cualquier dinerito es bueno en estos días cuando no hay trabajo”.

El OEM urgió al público que tome medidas de precaución adicionales y se prepare para recibir la ola frío extremo, y evitar sufrir de hipotermia.

Parte de las recomendaciones incluyen permanecer en un sitio cálido, pero jornaleros como Moreno y Ordoñez están obligados a pasar entre seis y ocho horas en una esquina, esperando por trabajo.

Las autoridades aconsejaron a los trabajadores vestir con capas y usar gorro y bufanda, ya que el calor corporal se pierde por la cabeza expuesta al frío. El OEM también recomienda mantener cubiertos las yemas de los dedos, lóbulos de las orejas y nariz.

La agencia informó que trabajadores que pasan mucho tiempo al aire libre corren el riesgo de tener un impacto en la salud relacionado con el frío, por lo que sugirió a los empleadores implementar prácticas de trabajo seguras, proporcionar el equipo de protección adecuado y capacitar a los trabajadores sobre cómo mantenerse a salvo durante el clima invernal.

“Los jornaleros somos los trabajadores menos protegidos en esta época de frío, los contratistas rara vez cumplen con las recomendaciones de la Ciudad. Muchos de nosotros sufrimos enfermedades por trabajar muchas horas en el frío”, dijo Roberto Meneses, activista del grupo Jornaleros Unidos, que vela por los derechos de los jornaleros de Woodside.

ELDIARIONY.COM

Que opinas?

Comentarios

Click aquí para dejar tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De allá

El ‘fin del mundo’ duró 38 minutos en Hawaii

Publicado hace

en

El impacto de un misil en las islas de Hawaii sólo puede imaginarse como el fin del mundo. Así lo vivieron residentes y turistas hawaianos el sábado cuando recibieron este mensaje: “Amenaza de misil balístico hacia Hawaii. Busque refugio inmediatamente. Esto no es un simulacro”. Eran las 8:07 de la mañana.

Hawaii ha estado en alerta emocional desde que comenzaron los simulacros mensuales de ataques aéreos. El ruido de las sirenas ha comenzado desde que el presidente Trump y Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte, comenzaron a intercambiar amenazas nucleares.

Hawaii está a unas 4,600 millas de Pyongyang, la capital de Corea del Norte. Las estimaciones varían, pero el tiempo de vuelo de un misil probablemente sea de alrededor de 37 minutos. Los 1.4 millones de residentes de las islas recibirían un aviso sólo 20 minutos antes de que golpeara.

El tiempo transcurrido el sábado entre la alerta y el mensaje que la desmentía, fue de pánico y miedo para los residentes de las islas, quienes se debatían entre la incredulidad y el posible apocalipsis. “Desperté con diez minutos para morir” contó el actor Jim Carrey en su cuenta de Twitter.

Los testigos describieron el caos: la gente se metía debajo de las mesas en los cafés, en los sótanos de sus casa, dentro de las alcantarillas. Otros grupos eran conducidos a los hangares militares, se acurrucaban alrededor de los televisores para ver las noticias o mirar Twitter. Muchos recolectaron suministros frenéticamente, se abrazaban llorando y llamaron – y mandaron mensajes de texto- a sus seres queridos para decirles adiós.

A las 8 y 42 minutos, el gobierno de Hawaii aclaró que se trataba de un error: “No hay amenaza o peligro de misiles para el estado de Hawaii. Repetimos. Falsa alarma.”El gobernador David Ige dijo a CNN: “Un empleado presionó el botón equivocado”. La indignación ante este segundo mensaje fue generalizada, y los funcionarios prometieron llegar al fondo de cómo se cometió un error de tal magnitud…

No quiero morir en Hawaii
Jocelyn Azbell acababa de despertarse en su hotel de Maui cuando fue llevada de manera apresurada al sótano del lugar para refugiarse.

“Pensaba, ‘Dios mío, ¿vamos a morir? ¿Es realmente un misil (dirigido) hacia nosotros, o es solo una prueba?'”, le dijo la piloto de 24 años a CNN. “Realmente no sabíamos”.

Minutos antes, ella había recibido una alerta fatídica en su teléfono.

Azbell, su novio y cientos de otros huéspedes del hotel fueron “conducidos como vacas” hacia el sótano por el personal. “La gente estaba llorando y la gente obviamente estaba muy asustada”, dijo.

Esperaron durante 20 minutos, dijo Azbell. Finalmente, les dijeron que la alerta era una falsa alarma y que podían reanudar el día. “Hawaii es hermosa”, le dijo a CNN. “Pero no es el lugar donde quiero morir”.

Allyson Niven, que vive en Kailua-Kona, dijo al New York Times que su primer instinto fue reunir a su familia mientras contemplaba lo que pensaba que serían sus últimos minutos de vida.

“Sentimos completamente que estábamos a punto de morir”, dijo. “Manejé para tratar de llegar a mis hijos aunque sabía que probablemente no lo lograría, y estaba visualizando completamente lo que estaba sucediendo mientras estaba de gira. Fue horrible.”

“En ese momento, todo era surrealista ”

Noah Tom, de Honolulú compraba el desayuno para una reunión cuando se enteró de las alertas. Sabiendo que solo tendría de 15 a 20 minutos antes de un ataque con misiles, Tom pensó cómo su familia estaba repartida en tres lugares: acababa de dejar a su hija mayor en el aeropuerto, mientras que sus dos hijos menores estaban en casa. Su esposa ya estaba en el trabajo.

“Literalmente envié mensajes de ‘Te amo’ a todos los miembros de la familia que pude. En ese momento, todo era surrealista “, dijo Tom, de 48 años, a The Washington Post. Y tomó rumbo de su casa, para estar con sus hijos más pequeños.

Recibió la anulación antes de llegar a su hogar. Para su sorpresa, se detuvo al lado de la carretera y lloró después de enterarse del error. “Simplemente me colapsé en ese punto. Todo me golpeó en una ola, lo que acababa de pasar. No pude conducir durante 20 o 30 minutos “.

Brook Conner, un experto en ciberseguridad de 49 años, habló con The New Yorker. “Me tomó tal vez un minuto procesar que esto realmente estaba sucediendo. Era un sentimiento como ‘Oh Dios mío, pero necesito ejecutar, necesito hacer las cosas’ . ‘¿Es esto real? ¿Puede esto realmente suceder? Van a derribarlo, ¿verdad? ¿Qué pasa si nuestro edificio se derrumba? ”

“Le explicamos a nuestra pequeña hija que habíamos escuchado muy malas noticias de que algo muy, muy malo estaba sucediendo y nos tenía realmente, muy enojados. Continuamos llenando cada contenedor que pudimos encontrar con agua durante otros quince o veinte minutos. Intentamos llamar a las personas. Mi esposa llamó a su padre en Chicago. Le envié un mensaje de texto a mi madre y a mi hija de 21 años. Recibimos un mensaje de texto del hermano de mi esposa diciendo que era un engaño”.

Rezaron refugiados dentro de una bañera
Matt Lopresti, miembro de la Cámara de Representantes de Hawaii, dijo al canal de televisión local KGMB que él y su familia habían buscado refugio en una bañera.

“Cargamos a los niños, tomamos nuestros suministros de emergencia, y nos fuimos a la habitación más cerrada, que es el baño … Los pusimos en la bañera, dijimos nuestras oraciones, intentamos averiguar qué demonios estaba pasando porque no escuchamos ninguna alarma, ninguna de las sirenas”.

“No hay mucho más que puedas hacer en esa situación. Hicimos lo que pudimos, lo que el estado ha estado tratando de decirle a la gente: estar preparado en este tipo de situaciones y tomarlo en serio, y lo hice. Y estoy muy enojado en este momento porque no debería ser tan fácil cometer un error tan grande”.

El silencio y el miedo
Elizabeth Hartnett, residente de Londres, pero originaria de Hawaii le dijo a la BBC que sus padres fueron atrapados en el susto mientras estaban de compras.

“Corrieron hacia un restaurante local donde alrededor de 20 personas también se refugiaban. Unos cuantos militares fuera de servicio también estaban allí, y estaban confundidos porque no habían sido notificados oficialmente por su base”.

“Los clientes y el personal del restaurante estaban todos silenciosos y asustados. Mi padre trató de consolar a algunas camareras, que estaban muy angustiadas. Todos trataron de llamar a sus familias, al 911, o se conectaron para ver las noticias, pero las líneas telefónicas y los servicios de datos estaban congestionados. Aproximadamente 20 minutos después del mensaje de texto, alguien finalmente pudo ingresar a Internet usando su teléfono y vio el anuncio de que era una falsa alarma. Después de eso, mi madre lloró de alivio”.

Por: Univision

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

De allá

Óscar Pérez, el policía que se rebeló a Maduro, murió en enfrentamiento con fuerzas chavistas

Publicado hace

en

El ex policía murió en un enfrentamiento con la Policía Nacional de Venezuela la mañana del lunes, según confirmó a CNN una fuente de alto rango del gobierno venezolano.

Hasta el momento no se conocía la suerte del ex policía. Se sabía que el operativo estaba terminado y que había “abatidos y capturados” pero la información oficial no detallaba en qué grupo se encontraba Pérez.

El policía publicó una serie de vídeos en Instagram en los que señalaba que las autoridades lo tenían cercado a él y al grupo que lo acompañaba. En varios de los audiovisuales Pérez aseguró que se quería entregar a las autoridades, pero afirmaba que no dejaban de disparar pese a su disposición.

En su último vídeo, se observa al policíacon manchas en la cara, que parecen sangre, y gritando: “Nos vamos a entregar, no sigan disparando”. Pérez aseguró en ese último audiovisual que tenían heridos.

En otros vídeos indicó que las fuerzas de seguridad les dijeron que los querían asesinar y que no querían que se entregaran. También se dirigió a sus hijos para señalarles que lo que había hecho era por ellos y por todos los niños de Venezuela.

Óscar Pérez se hizo famoso en julio de 2017 cuando, en medio de las protestas antigubernamentales que dejaron más de 100 muertos en Venezuela, lanzó, según el Gobierno, varias granadas desde un helicóptero de la Policía científica contra dos edificios gubernamentales en Caracas.

Este “ataque terrorista” no dejó ningún herido ni otros daños materiales significativos.

Desde entonces se encontraba huyendo de las autoridades y el Gobierno venezolano tenía emitida un alerta nacional e internacional para su captura.

Fuente/Infobae

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

Lo + Trending