Connect with us


Opinion

José Tejada Gómez: La innecesaria crisis en Acroarte

Mi mensaje es que ante la situación creada, nos demos una oportunidad y busquemos una solución que salve a Acroarte, preferiblemente antes de que se produzca un veredicto judicial

Publicado hace

en

Acroarte celebró elecciones el sábado 6 de julio del 2019. En la noche de ese día, al finalizar el escrutinio, el presidente de la Junta de Elecciones, el amigo Carlos Cepeda Suriel, sin que nadie lo obligara, compareció ante los periodistas de la sala de espera de la sede del gremio y ofreció verbalmente los resultados preliminares.

Anunció que se había producido un empate, y remachó, muy seguro de lo que decía: “por primera vez en la historia de las elecciones de Acroarte ha ocurrido un empate”. A preguntas de periodistas informó que hubo un voto nulo en Nueva York.

El lunes siguiente, el mismo Cepeda Suriel comparece al programa de Extremo a Extremo, por Digital 15, y repite que hubo un empate entre las dos planchas: la amarilla, encabezada por Alexis Beltré y la azul, por Fausto Polanco. Y sugirió la fecha del 13 de julio para repetir las elecciones, por entender él, que ya la campaña estaba hecha.

El martes, Alexis Beltré, convoca una rueda de prensa. Informa que acoge el veredicto preliminar dado por Cepeda Suriel y se aprestaba a acudir a elecciones de nuevo.

El viernes 12, Cepeda Suriel me convoca vía telefónica a una reunión en su casa para hablarme del tema en cuestión, pero no podía porque yo estaba fuera de la ciudad. Me planteó la situación que estaba manejando y le recomendé que la Junta de Elecciones debía de acogerse a las actas levantadas en cada filial y en la sede central.

El lunes 15 de julio inesperadamente, la Junta de Elecciones declara a la plancha amarilla como ganadora. En el acta final comete la incongruencia de afirmar que había “validado el voto nulo”; A partir de ahí Acroarte entra en una crisis que, ni ella ni sus miembros merecen.

Aunque aparente ser el favorecido, Alexis Beltré y el equipo que lo acompaña ha resultado afectado por el absurdo manejo de la situación; y da sobradas razones a Fausto Polanco y los miembros de su plancha, todos meritorios miembros de Acroarte, a los reclamos que vienen haciendo en los tribunales.

Yo voté por Alexis Beltré y vi correcta su decisión de anunciar en rueda de prensa que acogía el veredicto del empate, y estaba presto a votar de nuevo por él. Beltré es una persona noble, preocupado y entregado a la vida de Acroarte, que merece presidirla. Y entiendo que por esas cualidades personales acogió en principio el veredicto que obligaba a elecciones de nuevo.

Yo presidí las elecciones anteriores de Acroarte, conozco los reglamentos y sé que el voto emitido en Nueva York es nulo. Lo saben los miembros del Consejo de Asesores, que todos han sido candidatos; deben saberlo los miembros de la Junta de Elecciones, y lo saben la mayoría de los miembros de nuestra entidad, incluidos los miembros de las filiales. Validar ese voto es atentar contra la institucionalidad de nuestra entidad.

Mi mensaje es que ante la situación creada, nos demos una oportunidad y busquemos una solución que salve a Acroarte, preferiblemente antes de que se produzca un veredicto judicial, porque sin importante a quien beneficie, la entidad quedará muy lacerada y dividida.

(José Tejada Gómez presidió Acroarte durante dos periodos y es miembro de su Consejo de Asesores; presidió el Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) y el Instituto de Previsión y Protección del Periodista (IPPP). Fue presidente fundador de la Cooperativa Nacional de la Prensa (COOPNAPRENSA)).

Que opinas?

Comentarios

Opinion

Merengue que aloca, un canto a la dominicanidad

Publicado hace

en

POR WILFRIDO VARGAS.«¡Qué linda en el tope estás dominicana bandera! ¡Quién te viera, quién te vieramás arriba, mucho más!»

Estos versos de Gastón Fernando Deligne me estremecían de niño, me enseñaron a amar la poesía y la patria.

Por esta razón, esos versos conforman la primera estrofa de “Merengue que Aloca”, un tema que escribí con una arquitectura musical alegre y bailable, para adentrarme en las diferentes dimensiones que caracterizan la dominicanidad. Y aunque, por más reveses que nuestro pueblo ha enfrentado durante su corta historia, el merengue siempre ha estado y estará en el centro de la dignidad.

No obstante, quiero contarles sobre algunas canciones que realicé de manera crítica, por diferentes experiencias que se vivieron en nuestra patria. Por ejemplo, lo que en 1977 conté —y canté— en la historia del fugitivo más audaz que retó al ejército de Trujillo: “Enrique Blanco”, a la que siguieron, en 1978, la legendaria canción “Desiderio Arias”, relatando la historia del general y caudillo del pueblo que anhelaba la paz en un momento de violencia a principios del siglo XX; además de “La Yola”, “El funcionario” y “Esto no lo aguanta nadie”, estas últimas, hechas como protesta a situaciones vergonzosas que se traducen en una enfermedad para nuestro orgullo dominicano llamada: corrupción.

Es pertinente decir también que, hoy en día, —por todo lo que nos ofrece el mundo y a la velocidad que ocurre—, los valores están muy dispersos.

El dominicano no escapa a esto, pues es influenciado y extasiado por los avances de la tecnología, las tendencias de la moda y el espectáculo, descuidando por consiguiente, su cultura.

Si por ejemplo, preguntas a un joven cuál es la canción número uno en los Billboard, o cuál es el último diseño de Nike o de iPhone, te responden rápida y acertadamente; sin embargo, no pasa igual cuando le preguntamos por el significado de los colores de nuestra bandera o de algún referente en el que se sustente nuestra identidad nacional; así que los conocimientos esenciales y fundamentales de nuestra nación se han ido quedando a un lado.

“Merengue que aloca” nos ayuda a ir al espíritu, al tuétano de nuestro sentimiento patrio, cuando en el coro exclama: «Y es que el merengue compay, no tiene comparación, Dominicana compay, lo lleva en el corazón»

Qué bella es nuestra bandera, que en sus colores define nuestra historia: el azul, representa el cielo que cubre nuestra nación y la espiritualidad de nuestra gente; el rojo, la sangre derramada por nuestros libertadores, por nuestros hombres, por nuestros mártires; y el blanco, la paz y unión de los dominicanos, sellado en el centro con el escudo de la patria, que como único país en el mundo incluye la Biblia abierta.

Cada vez que ella ondea, es como la palma de la mano golpeando el cuero de la tambora, haciéndonos sentir un orgullo profundo, a ritmo de merengue, el cual ha estado siempre presente en nuestro diario vivir, en nuestra sociedad y en nuestras más sentidas penas y alegrías.

Con “Merengue que Aloca”, deseo aplicar una inyección motivacional que revitalice el amor por lo propio, como una “medicina” para los males. Se trata de una necesidad del momento; no es el resultado del azar ingenuo, sino de la urgencia de robustecer y dinamizar la dominicanidad, lo cual implica animar el armazón moral de una sociedad consciente de sus valores, costumbres y tradiciones.

Es la primera vez que no busco elementos fuera de nuestro género, sino más bien resaltar lo bello de la simpleza que nos caracteriza y la nobleza que subyace en la alegría de nuestro pueblo, acudiendo por ejemplo al perico ripiao, como una manera de resarcir la distinción de la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

«Y es que el merengue compay, no tiene un ritmo compay, que le haga frente compay, de ese que aloca!!!

Llegó la lambada, y el merengue, ahí.
La música urbana, y el merengue, ahí.
El tecno y la salsa, y el merengue, ahí.
Llegó el reguetón, y el merengue, ahí.

Y es que el merengue,
sigue avanzando,
y en todo el mundo,
siguen bailando.

Y es que el merengue compay, no tiene comparación,Dominicana compay, lo lleva en su corazón».

WILFRIDO VARGAS
El autor es músico, cantante, compositor y director de orquesta.

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

Opinion

Ahora quieren que un bachatero lleve a «calitomé» música urbana a mercados internacionales

Publicado hace

en

¿Y ahora resulta que Romeo Santos es culpable de que la música urbana dominicana no haya despegado a nivel internacional dizque porque no ha grabado con exponentes del patio?

Pero a él ningún dominicano le ha pedido grabar y de hecho lo dijo en el encuentro que tuvo con nosotros en Punta Cana.

¿O quieren que Romeo le caiga atrás a ellos?  Ozuna y Anuel, para citar dos casos, fueron los que se le acercaron a Romeo para hacer temas juntos.

Esto es lo último, ahora quieren que un bachatero (Romeo Santos) cargue con la proyección de la música urbana ¡Cuántas cosas!

Aquí la gente se le quiere recostar al otro para lograr el éxito y no pierden de vista que el mismo Romeo hizo sus propias diligencias para ser un artista de fama hoy en día.

«Cogió su pela», pidiendo cantar como telonero de otros artistas con su grupo Aventura en clubes de Nueva Yotk sin poder ver a «linda».

Y nunca andaba quejándose pero tampoco cuando comenzó a ganar dinero no lo vimos perdiendo el tiempo alardeando de bienes materiales como otros por ahí.

Pero algunos ahora dicen que él ni siquiera apoya a los nuevos talentos.

«Obsesión» es el ejemplo de cómo un grupo de nuevos talentos llamado Aventura logró hacer un hit mundial sin featuring, sin redes sociales, sin comprar views en YouTube, sin plataformas digitales, ni todas las facilidades que hoy existen.

Y no fue un «one hit wonder» pues aún Romeo Santos sigue ahí ¿la clave para ser internacional?un buen tema. 

Romeo entregó dos exitasos a un dominicano como Héctor Acosta  que fueron «El Anillo» y «Amorcito Enfermito» que muy bien pudo grabarlos él.

Añadanle que vive destacando el trabajo de sus colegas de género y ha grabado con éstos  ¿o los urbanos creen que son los únicos que existen como propuesta musical y todo debe girar en torno a ellos?

Además el éxito internacional no te va a llegar porque grabes con alguien más famoso que tú o porque tenga los mejores mercados; puedes hacerlo y si no está para ti no importa que busques hasta a Beyoncé para realizar una colaboración.

De Juan Luis Guerra se quejaron en algún momento que solo hacia colaboraciones con artistas extranjeros y él grabó luego un merengue con Milly Quezada que pasó sin pena ni gloria.

Dejen de querer que el otro sea muleta suya y logren cosas por sus méritos.

Que opinas?

Comentarios

Continuar leyendo

Lo + Trending