Connect with us

Noticias

Puerto Plata fue un punto de reunión de terroristas del 9-11

Publicado hace

en

Diecisiete años después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, en Nueva York, se conocen pormenores de una extraña relación que tuvieron los perpetradores con República Dominicana.

Esto lo cuenta la señora Angelita Peña, entonces cónsul dominicana en Hamburgo, Alemania.

Su relato a la periodista Carolina Pichardo discurre de la siguiente manera: “Mohamed Atta, un brillante ingeniero egipcio y el piloto del vuelo 11 de American Airlines que colisionó con una de las Torres Gemelas del World Trade Center, residía en Hamburgo por asuntos académicos y solicitó un visado dominicano en Alemania, meses antes de los atentados de 2001.

Cuando Peña vio la magnitud de los atentados terroristas en los noticiarios internacionales se sintió afectada.

Lo que nunca imaginó ella en ese momento fue que cuatro días después sería contactada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, que le señalaba en un principio como el emisor de un visado a Mohamed Atta.

Tres semanas antes de los atentados terroristas, Atta, de 33 años, viajó por una semana a Puerto Plata, en la costa norte de República Dominicana. Ese viaje se habría producido con una cantidad indeterminada de extremistas que tenían la finalidad de concretar una de sus últimas reuniones antes de la destrucción de las Torres Gemelas, en Nueva York.

La CIA determinó que varios de los boletos aéreos con los que viajaron los terroristas a República Dominicana les fueron enviados desde el país.

“Nosotros recibimos la notificación de que el terrorista jefe del grupo, Mohamed Atta, había tenido un visado dominicano para entrar al país”, cuenta Angelita Peña al periódico LISTÍN DIARIO.

“La CIA estaba buscando si realmente parte del plan se había armado en República Dominicana, específicamente en Puerto Plata, donde se identificó que habían estado. Eran tiempos en los que todavía los sistemas consulares no estaban computarizados”, manifiesta la hoy viceministra de Energía y Minas.

Mohamed Atta es descrito en artículos del periódico “The New York Times” como un joven tímido, discreto, educado e introvertido. Se había trasladado a Hamburgo para hacer un posgrado en la Universidad Tecnológica, pero con el tiempo fue creando lazos con el grupo terrorista Al Qaeda, hasta haber conocido, en el año 2000, en Afganistán, a Osama Bin Laden. Con el tiempo se convirtió en la mente maestra del ataque.

Y no cualquier ataque. Los atentados terroristas del 11 de septiembre involucraron a cuatro aviones, de los cuales estrellaron dos contra las torres gemelas, produciendo su colapso total en cuestión de minutos. Otra de las aeronaves fue estrellada en un área del Pentágono estadounidense, el cuartel general de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. El cuarto cayó en un área de Pensilvania tras la pelea entre tripulantes y terroristas.

En los ataques terroristas más mortíferos de Nueva York murieron 2,753 personas.

A las 8:14 de la mañana del martes 11 de septiembre, Mohamed Atta y un grupo de terroristas secuestraron uno de los aviones. Él lo piloteó, según los resultados de las investigaciones, y luego lo estrelló a las 8:46 de la mañana en la torre norte del complejo empresarial. Diecisiete minutos después, otro avión se estrelló, esta vez en la torre sur.

Esos días de largas investigaciones llevaron a Peña a jornadas de trabajo que terminaban en las madrugadas, debido a los profusos procesos de evaluaciones de miles de documentos.

Para 2001, el Consulado de Hamburgo emitía cerca de 2,000 visados y tarjetas de turistas a personas de distintas nacionalidades.

Las pesquisas de la CIA se convirtieron en una angustia que duró todo un año.

Al final se determinó que ese Consulado no había otorgado la visa a Mohamed Atta.

Resultó ser otro consulado dominicano en Alemania, que no fue revelado por la entrevistada.

“Si se lo hubiésemos dado, a lo mejor nos hubiésemos sentido culpables, o en parte, de todo un plan del que esas personas se juntaran en República Dominicana para un hecho tan macabro”, comenta Peña.

En el año 2000, Mohamed Atta solicitó visa estadounidense en Berlin, Alemania, para recibir entrenamientos aéreos en Miami, Florida.

De acuerdo con el periódico The New York Times, el 28 de agosto Atta había reservado un boleto aéreo de ida para el 11 de septiembre a través de la página web de American Airlines.

“El mundo cambió, recuerdo que casi no viajaba, pero tres semanas después tuve que hacerlo para una reunión con la Cancillería dominicana con relación a la investigación y recuerdo que cuando pisé el aeropuerto de París se me enfrió el alma porque cuatro árabes con turbantes iban en el avión y no me quería subir”, finalizó Peña.

Vía Ensegundos.do

Noticias

Procuraduría dice indaga supuestas irregularidades en allanamiento realizado a oficina de Abel Martínez

Publicado hace

en

La Inspectoría General del Ministerio Público solicitó al fiscal de Santiago información sobre el allanamiento realizado la mañana de este viernes en una vivienda de la urbanización El Paraíso, en la que opera la oficina política delalcalde de esa ciudad.

El inspector Juan Medina de los Santos dijo que el fiscal José Francisco Núñez adelantó que intervino en el allanamiento como parte de una investigación en la que participan la Dirección de Inteligencia Contra el Tráfico de Drogas para el Consumo Interno (DICTCI) y la división Santiago de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD).

El allanamiento se realizó con una orden expedida por Cirilo Salomón, juez de la instrucción de este distrito judicial.

El alcalde Abel Martínez Durán denunció supuestas irregularidades en el procedimiento, una denuncia que busca esclarecer el inspector Medina de los Santos.

El fiscal de Santiago comunicó, luego del allanamiento, que no se trató de una operación en contra de Abel Martínez, como lo reportaron algunos medios informativos y que, aunque el allanamiento se ampara en el Auto No. 00217-2021, de fecha 13-1-2021, no fue dirigido en contra del alcalde.

Continuar leyendo

Noticias

Procuraduría revoca multas por violar el toque de queda

Dispone que los ciudadanos que violenten las normas sanitarias sean presentados ante un juez de paz

Publicado hace

en

La procuradora General de la República revocó, tras concluir el proceso de revisión que anunció esta semana, la “Instrucción general sobre procesamiento y sanciones por incumplimiento del toque de queda y prohibición de aglomeraciones”.

La decisión de la magistrada Miriam Germán Brito revierte la instrucción que había emitido a los fiscales de las distintas instancias del Ministerio Público el 11 de enero de 2021, en el que establecía los montos a cobrar por las multas al toque de queda y otras disposiciones emitidas por el gobierno ante la pandemia del COVID-19.

Mediante estas nuevas directrices, de fecha 15 de enero de 2021, la procuradora general dispone que los integrantes del Ministerio Público deberán procurar que los ciudadanos que violenten las normas sanitarias establecidas por el Poder Ejecutivo, y que a su vez se amparan en declaratorias de estado de excepción, deberán ser sometidos ante el juez de paz de la jurisdicción correspondiente que conozca asuntos contravencionales.

De acuerdo con la instrucción, el Ministerio Público deberá seguir velando porque, con base al ordenamiento jurídico, las multas impuestas al ciudadano jamás excedan de entre uno y diez salarios mínimos, como lo establece la Ley General de Salud Pública, número 42-01, de fecha 8 de marzo del año 2001.

Al impartir la comunicación interna a los fiscales, la procuradora recordó la necesidad de que el Ministerio Público apoye las acciones del Gobierno y acompañe a toda la población en la implementación de las medidas que, como el toque de queda y el distanciamiento social, buscan frenar la pandemia del COVID-19, provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, el cual ha afectado en el país a 188,969 personas (1,482 en 24 horas), con la pérdida irreparable de 2,432 vidas humanas.

Aunque procedió a revocar su instrucción tras analizarla y discutirla con su equipo de expertos, la magistrada garantizó a la ciudadanía “que jamás el Ministerio Público dejará de cumplir sus funciones y su obligación de perseguir sanciones contra quienes incumplan las medidas adoptadas por las autoridades competentes para garantizar la salud pública”.

El artículo 153 de la Ley General de Salud estipula sanciones de entre 1 y 10 salarios mínimos (entre RD$10,000 y RD$100,000) para quienes incumplan las medidas adoptadas por las autoridades de salud para prevenir y controlar las enfermedades transmisibles.

Sobre la fijación de montos anteriores, la procuradora expuso que “obedecían al interés del Ministerio Público de ofrecer una especie de criterio de oportunidad para atenuar la sanción imponible en el caso de conductas que se consideren de menor lesividad, así como un parámetro común para proceder y evitar la discrecionalidad”.

“La Procuraduría General de la República refuerza su interés en fortalecer el estado de derecho y recuerda a la comunidad jurídica y al liderazgo político la necesidad de un debate constructivo que aporte soluciones”, establece la nota de prensa.

Recordó que al momento de iniciar el estado de emergencia hace un año, República Dominicana, como muchos países, se encontró frente a la necesidad de actuar ante una pandemia que sorprendió a todo el mundo. Por esa razón, intuye, las normas aplicables a quienes violentan las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias para prevenir y controlar la pandemia, al parecer se empezaron a aplicar analógicamente al procedimiento de multas establecido en la Ley General de Tránsito.

Dicha legislación permite el pago voluntario de la multa del infractor, sin necesidad de agotar el procedimiento jurisdiccional, beneficiando al procesado con la fijación de un monto menor imponible.

Además de emitir la instrucción, Germán Brito sostuvo una reunión de trabajo con la directora general de Persecución del Ministerio Público, Yeni Berenice Reynoso, a quien encomendó instruir a todos los fiscales para que procedan a instrumentar de urgencia los sometimientos correspondientes por el procedimiento contravencional a quienes violenten las medidas adoptadas para prevenir la COVID, incluyendo el incumplimiento del toque de queda.

Continuar leyendo

Lo + Trending