Connect with us

De allá

Texas y Misisipi dicen adiós a las mascarillas

GETTY IMAGES

Publicado hace

en

 

Los estados de Texas y Misisipi, en Estados Unidos, anunciaron el martes 2 de marzo su decisión de levantar sus órdenes de llevar mascarilla para evitar los contagios por SARS-CoV-2, y además permitir que los negocios operen al tope de su capacidad, en un intento por reactivar la economía.

Las autoridades estatales argumentan que dar este paso no es riesgoso gracias al rápido progreso de las vacunaciones, algo que los expertos no comparten del todo.

«Durante seis meses, demasiados texanos han sido apartados de oportunidades de empleo. Demasiados propietarios de pequeños negocios han sufrido para pagar sus cuentas. Esto tiene que acabar. Es hora de abrir Texas al 100 por ciento”, dijo el gobernador de ese estado, el republicano Greg Abbott. Allí, el cubrebocas dejará de ser obligatorio a partir del 10 de marzo.

«Gracias a los avances médicos en materia de vacunas y tratamientos con anticuerpos, Texas tiene ahora los medios para proteger a sus habitantes del virus», dijo Abbott.

Pese a la decisión, el político pidió a la ciudadanía «responsabilidad personal” y escuchar las indicaciones médicas, las mismas que él optó por no oír, pues las autoridades de salud advirtieron que podría producirse un incremento de los contagios.

«No es el momento”
Poco más tarde se sumó otro estado. El gobernador de Misisipi, el republicano Tate Reeves, dijo que desde este mismo miércoles 3 de marzo ya no será obligatorio portar mascarilla y las empresas podrán «operar con capacidad completa”, sin restricciones ni necesidad de mantener distancia física.

«Nuestras hospitalizaciones y números de casos se han desplomado, y la vacuna se está distribuyendo rápidamente. ¡Ha llegado el momento!», escribió Reeves en Twitter.

Si bien es cierto que la media de nuevos casos ha descendido en Estados Unidos, las autoridades sanitarias advierten de la inconveniencia de decretar relajamientos ahora, en especial ante la aparición de nuevas cepas.

«No es el momento de relajar las restricciones», subrayó Rochelle Walensky, directora de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC, en inglés).

«Aunque hemos visto grandes reducciones en los casos y las admisiones hospitalarias en las pasadas seis semanas, estos declives se producen después del mayor pico que hayamos registrado en la pandemia», advirtió Walensky.

Estados Unidos, el país más golpeado del mundo por el coronavirus, registra ya más de 28,7 millones de casos y más de 515.000 fallecidos, 44.000 de ellos en Texas y 7.000 en Misisipi, según el último recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

DZC (EFE, AFP) vía  DW

De allá

Entierran al príncipe Felipe; la reina se sienta a solas

Publicado hace

en

Con música de bandas militares y una procesión de la realeza que escoltó su féretro hasta la iglesia, el príncipe Felipe fue enterrado el sábado en una ceremonia fúnebre que rindió homenaje a sus servicios al Reino Unido, la corona y la reina Isabel II, con quien estuvo casado 73 años.

La reina viuda, dando ejemplo en medio de la pandemia de coronavirus, se sentó sola durante la ceremonia, vestida de negro y con la cabeza gacha al orar.

Felipe, que murió el 9 de abril dos meses antes de cumplir 100 años, recibió honores en el castillo de Windsor, en un oficio apegado a las tradiciones militares y reales, pero reducido y austero, acorde con su personalidad.

La procesión real y el funeral tuvieron lugar fuera de la vista del público en terrenos del castillo, una residencia real de 950 años situada 30 kilómetros al oeste de Londres, pero que se transmitió en vivo por televisión.

Debido a las restricciones del coronavirus, en lugar de las 800 personas previstas por los planes elaborados desde hace tiempo, solo 30 personas pudieron acceder a la Capilla de San Jorge en el interior del castillo, entre las cuales estaban la reina, sus cuatro hijos y sus ocho nietos.

Se respetaron las normas estrictas del distanciamiento social, con la reina apartada de los miembros de su familia, situados en distintas partes de la iglesia.

El príncipe Carlos, heredero del trono, se sentó frente a la monarca junto con su esposa Camilla.

El príncipe Andrés estaba a la izquierda de la reina.

El príncipe Guillermo y su esposa Kate estaban del lado opuesto de su hermano, el príncipe Enrique, que viajó desde California sin su esposa Meghan, que está embarazada.

En todo el país se cumplió un minuto de silencio antes del inicio del funeral.

Bajo un suave sol primaveral, algunas personas de la localidad fueron a colocar flores fuera del castillo, pero en general se respetó el pedido de la policía y el palacio de evitar las aglomeraciones debido a la pandemia.

El féretro llegó a la capilla en un Land Rover adaptado de acuerdo con un diseño de Felipe.

Estaba cubierto por su estandarte, su gorra de la Marina Real, su espada y una guirnalda de flores.

En la procesión, jefes militares precedieron al vehículo. Los hijos de Felipe —Carlos, Ana, Andrés y Eduardo— caminaron detrás del coche fúnebre mientras la monarca de 94 años fue a la capilla en un automóvil Bentley.

Los nietos Guillermo y Enrique también caminaron detrás del féretro, aunque no juntos.

Los hermanos, cuya relación es tensa desde que Enrique decidió abandonar sus deberes reales y mudarse a California, flanquearon a su primo Peter Phillips, hijo de Ana.

La escena despertó en mucha gente los recuerdos de Guillermo y Enrique a sus 15 y 12 años caminando detrás del féretro de su madre, la princesa Diana, en 1997, acompañados por su abuelo Felipe, en una ceremonia en Londres transmitida a todo el mundo.

Horas después se vio a los dos hermanos caminando juntos y conversando al salir los asistentes al funeral de la capilla.

El funeral reflejó los vínculos militares de Felipe, como comandante ceremonial de muchas unidades y veterano de la Segunda Guerra Mundial.

Participaron más de 700 efectivos, entre bandas, cornetas y una guardia de honor de todas las fuerzas.

En la capilla gótica, en la que desde hace siglos se realizan bodas y funerales reales, el oficio fue sencillo y sombrío.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ingresó a la capilla delante del féretro, seguido por los hijos y tres de los ocho nietos de Felipe, mientras un coro de cuatro cantaba “Yo soy la resurrección y la vida”.

A petición del duque no hubo sermón, y por protocolo real no hubo elegías ni lecturas familiares.

El deán de Windsor, David Conner, dijo que el país se ha enriquecido con su “inquebrantable lealtad a nuestra reina, con su servicio a la nación y a la Commonwealth, con su valor, su fuerza y su fe”.

AP

Continuar leyendo

De allá

Tiroteo en centro de FedEx en Indianápolis deja 8 muertos

Publicado hace

en

El tiroteo ocurrió poco después de las 23.00 horas en un almacén de FedEx en el que trabajan 4.500 personas. JON CHERRY GETTY IMAGES

Indianapolis, EEUU.- Un hombre armado mató a ocho personas e hirió a varias más antes de aparentemente quitarse la vida en un ataque nocturno en una instalación de FedEx cerca del aeropuerto de Indianápolis, dijo la policía, en el último de una serie de tiroteos masivos en Estados Unidos, reseña la agencia AP.

Cinco personas fueron hospitalizadas después del tiroteo del jueves por la noche, según la policía. Uno de ellos tenía heridas graves, otras dos personas fueron tratadas y liberadas en el lugar. FedEx dijo que las personas que trabajaban para la empresa estaban entre los muertos.

Un testigo dijo que estaba trabajando dentro del edificio cuando escuchó varios disparos en rápida sucesión.

Fue el tercer tiroteo masivo de este año solo en Indianápolis. Cinco personas, incluida una mujer embarazada, fueron asesinadas a tiros en enero, y un hombre fue acusado de matar a tres adultos y un niño antes de secuestrar a su hija durante una discusión en una casa en marzo.

La policía no ha identificado al atacante ni ha dicho si era un empleado de la instalación. Dijeron que “la información preliminar de las pruebas en el lugar” indicaba que murió por suicidio.

Los miembros de la familia se reunieron en un hotel cercano para esperar noticias sobre sus seres queridos, y algunos empleados fueron trasladados allí para reuniones llenas de lágrimas. Pero otros familiares dijeron que aún no tenían información sobre sus seres queridos horas después. La mayoría de los empleados no pueden llevar teléfonos celulares dentro del edificio de FedEx, lo que dificulta el contacto con ellos.

Continuar leyendo

Lo + Trending