Connect with us

Panorama

Garantía de un millón de pesos e impedimento de salida a mujer que conducía en vía contraria

Publicado hace

en

El Juzgado de Paz Especial de Tránsito del Distrito Nacional impuso una garantía económica de un millón de pesos, presentación periódica e impedimento de salida del país sin autorización judicial contra Leslie del Carmen Valerio Jiménez, acusada de conducir en vía contraria por la avenida 27 de Febrero y causar heridas a tres personas.

La jueza Lissa Veras Rivas, de la Sala IV de esta jurisdicción, dispuso las medidas luego de acoger el pedimento hecho por el Ministerio Público.

El expediente instrumentado por la Fiscalía del Centro Asistencial al Automovilista del Distrito Nacional reseña que la imputada cometió el delito a las 2:30 de la madrugada, cuando transitaba a alta velocidad y en vía contraria por la avenida 27 de Febrero a la altura del paso a desnivel de la avenida Núñez de Cáceres, acto que fue divulgado a través de redes sociales.

La fiscal Yesenny Vargas, directora del Centro Asistencial del Automovilista del Distrito Nacional, relató que, como consecuencia del manejo temerario de Valerio Jiménez, resultaron heridos Carlos Erick Morales Brache y Mariel Vásquez Olivo, quienes fueron socorridos por miembros del Sistema Nacional de Emergencia 9-1-1.

La tercera víctima es Carlos Ariel Zabala, quien conducía el vehículo que fue impactado por el carro de Morales Brache al momento de dar un giro para evitar un choque frontal con el de la victimaria.

A este hecho el órgano acusador otorgó la calificación jurídica de violación a los artículos 220, 268, 287.2, 291 y 303 de la Ley 63-17, de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial. 

Dichos artículos tipifican y castigan las conductas de conducir de forma temeraria a alta velocidad, provocar accidente que cause lesiones o muerte y no prestar ayuda a las víctimas, huyendo de la escena.

FUENTE: El Caribe

Panorama

VIDEO: Alcalde de Higüey pide disculpas por declaraciones filtradas en audio

Publicado hace

en

El alcalde por Higüey, Rafael Barón Duluc, hizo un mea culpa y pidió disculpa a la sociedad dominicana por haber dicho lo que no debía decir, al referirse al “consejo” que le dio al periodista Wilquin Paniagua de que se abstuviera de no informar cosas internas del ayuntamiento porque alegadamente perjudicaba al oficial Alcántara, jefe seguridad del ayuntamiento, y podría tener consecuencia funestas.

Barón Duluc dijo que se trató de un audio interno con mensaje donde se mezclaron algunas cosas serias con cherca, “relajo”.

Explicó que los audios que envió al periodista Wilquin Paniagua, del que dijo es más político que comunicador y de un partido contrario al suyo, “era una forma de darle cuerda”

“Asumimos nuestra culpa de hablar cosas que no deberíamos hablar nunca. Decir cosas que no deberían y trataremos que no vuelva a ocurrir”, dijo Cholitín en un vídeo enviado a esta redacción.

Cholitín dijo del oficial Alcántara, que en mensajes anteriores había dicho que tenía un “cementero arriba”, porque “había matado a más de 15 o 20 personas”, ahora dice que es un militar serio, de carrera y que lamenta que los audios tergiversados del chat interno del ayuntamiento, pueda afectar su carrera.

“Lamentamos mucho la situación y que un militar de carrera, serio, este envuelto en esta situación y esperamos que no tenga repercusiones para su carrera.

Continuar leyendo

Panorama

Según MP, a mujeres les exigían tener sexo hasta con 15 hombres en un día

Publicado hace

en

La presunta organización criminal que está siendo acusada por la Procuraduría Especializada Contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas (PETT), bajo la Operación Cattleya, iniciaba sus operaciones en el exterior y culminaba beneficiándose en el país a raíz de la explotación sexual de decenas de mujeres.

Dentro del expediente que solicita medidas de coerción en contra de los imputados, el Ministerio Pública explicó como operaba esta organización criminal.

Hasta 15 hombres en 24 horas era la cuota de las mujeres explotadas en varios centros de prostitución de Santo Domingo y la región este, según el expediente que presentó el Ministerio Público ante la Oficina Coordinadora de los Juzgados de Instrucción.

Esa cuota diaria era para que ellas pudieran saldar la deuda por 3 mil o 4 mil dólares que alegadamente contraían al llegar al país, procedentes de Venezuela y Colombia.

Todo inició, según el Ministerio Público, en el mes de diciembre de 2021, cuando comienza la recepción, trasporte y acogida de mujeres colombianas y venezolanas con estatus de “vulnerabilidad”.

Las mujeres, que según detalla el expediente, eran “pobres o con necesidades” eran abordadas por una persona del entramado criminal que les ofrecía mejores condiciones de vida en la República Dominicana, laborando como “camareras” en bares o restaurantes.

Tras tener el visto bueno de ellas, el entramado les costeaba la emisión del pasaporte, boleto aéreo, hospedaje y alimentos, pero una vez llegaban a República Dominicana les exigían saldar esa “deuda” que ascendía entre 3,000 a 4,000 dólares.

Al no tener como pagar, el entramado exigía a las mujeres mantener relaciones sexuales con clientes para así saldar la deuda contraída y, en caso de que se negaran, eran amenazadas con hacerle daño a sus familiares, deportarlas u otros ataques psicológicos.

No obstante, la “deuda” se mantenía permanentemente en aumento, alegando gastos de hospedaje y alimentación, siendo todo el dinero que cobraba el entramado destinado a “cubrir la deuda”.

Precio” y clientes
Las víctimas del entramado eran ofrecidas a clientes a un precio por hora de entre RD$5,000 a 7,000 en la zona de Santo Domingo, y entre 100 a 150 dólares en Punta Cana.

En lo que respecta a los clientes, estos eran captados por la organización, a quienes les mostraban catálogos generados con imágenes de las mujeres que eran exhibidas.

Las víctimas se hospedaban y recibían a sus clientes en Santo Domingo, o en Bávaro, Punta Cana.

No obstante, también personal de la organización trasladaba a las víctimas a sus destinos.

Otro detalle que ofrece el expediente, es que las mujeres no tenían libertad de acción, ni “tiempo libre”.

Se debían quedar en sus lugares de hospedaje y estar disponibles para un cliente las solicitará.

De igual manera, las mujeres víctimas supuestamente era. obligadas a consumir sustancias controladas, cuyo costo también se sumaba a la “deuda”,

FUENTE: Listin Diario

Continuar leyendo

Lo + Trending