Connect with us

Gente & Sociedad

Claves para comprar en el súper y evitar contagiarnos

Publicado hace

en

Ir a la compra se ha convertido en un deporte de riesgo y es que, tras los episodios de histeria colectiva y compras compulsivas, con el papel higiénico como protagonista absoluto, vividos los primeros días de la cuarentena por el nuevo coronavirus, los supermercados se vieron obligados a tomar medidas ante el elevado riesgo de estos comportamientos.

Son peligrosos, no solo por el desabastecimiento que se puede desencadenar al comprar como si no hubiera un mañana, sino por la enorme probabilidad de contagio que hay al formarse semejantes multitudes.

Por lo general, las superficies comerciales han reducido los horarios de atención al público, permiten que en su interior haya un número máximo de personas y obligan a hacer cola en la calle si el aforo está completo (con una separación de metro y medio entre personas).

Otros supermercados, además, ponen a disposición de los consumidores y obligan a usar gel desinfectante y guantes de un solo uso, además de limpiar las asas de carritos y cestas.

Con todo, existe una serie de medidas que deberíamos cumplir si queremos protegernos del coronavirus.

Qué hacer antes de salir de casa
Parece obvio decirlo a estas alturas de la película, pero es importante que si tienes síntomas de COVID-19 como tos, fiebre o dificultad para respirar, no debes ir a comprar para evitar esparcir el virus. Y otro apunte: el abastecimiento está asegurado, no arrases.

Dicho todo esto, antes de salir de casa es recomendable llevar un bote de gel desinfectante encima y si ya antes usabas tus propias bolsas para comprar, echarlas también.

Si sueles ir con el carrito de la compra, puedes llevarlo sin problema.

En el caso prácticamente seguro que saliendo de tu hogar hayas tocado algún botón como el del ascensor o alguna agarradera o picaporte, estará bien que te apliques gel desinfectante. Si no tienes, no te toques la cara en ningún momento.

Qué hacer dentro del súper
Cuando llegues al súper trata, por todos los medios, de mantener una distancia mínima de metro, metro y medio con el resto de personas.

Para Esther Gallardo Pérez, doctora en Ciencias Químicas e investigadora en el Hospital Doce de Octubre de Madrid, esto es básico y una de las medidas de protección más eficaces frente al contagio.

De hecho, Gallardo apunta a que prácticas como llevar guantes de casa y mascarilla (cuando no se está contagiado porque si estás, deberías estar guardando la cuarentena en casa), dan una falsa sensación de seguridad que pueden conducir al contagio.

Con falsa sensación de seguridad nos referimos a que llevando guantes y por mucho que tus manos estén limpias, si tocas superficies que pueden estar contaminadas y te llevas las manos a la cara creyendo que estás protegido por los guantes, te contagiarás de la misma manera que ocurriría si tuvieras las manos desnudas.

“Sí me parece bien que te pongan guantes de un solo uso a la entrada del supermercado para que la gente que pueda estar infectada pero asintomática no manipule los productos. A la salida hay que tirar los guantes”.

Laura Soler, profesora colaboradora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y experta en seguridad alimentaria, alerta de la contaminación cruzada que puede darse en el súper.

“Si tocas los carros, los estantes, las neveras de los refrigerados y congeladores, tu móvil… En definitiva, cualquier superficie, posteriormente no toques alimentos frescos sin envasar sin antes haberte lavado las manos con gel desinfectante”.

Por esta razón, la experta recomienda que lo primero que se compre sea lo fresco no envasado.

Mientras estamos haciendo la compra tenemos que evitar a toda costa tocarnos la cara.

Si no hemos cogido los productos frescos sin envasar al principio, debemos aplicarnos gel desinfectante para no contaminar.

“Hay que evitar tocar masivamente productos que no se van a comprar para evitar posibles contagios. Lo que se toque, se compra”, dice Soler.

Si tosemos o estornudamos nos cubriremos siempre con el codo.

Si se utiliza un pañuelo desechable, hay que tirarlo a la basura y posteriormente lavarse las manos.

A la hora de pagar la compra, hay que evitar el movimiento de dinero en efectivo pues el nuevo coronavirus puede permanecer durante al menos 6 horas en las monedas de cobre, según los resultados obtenidos en el estudio Aerosol and surface stability of HCoV-19 (SARS-CoV-2) compared to SARS-CoV-1, publicado recientemente. Paguemos siempre con tarjeta.

Qué hacer al llegar a casa
Lo primero que debemos hacer es lavarnos las manos con agua y jabón nada más llegar de la calle.

“Una vez se vaya a colocar la compra, hay que evitar tocarse la cara por si dicha comida ha estado infectada por portadores asintomáticos”, nos cuenta Soler.

Puedes pasar una bayeta humedecida en agua y jabón o lejía diluida en agua por los productos envasados.

Lava la fruta y la verdura bajo el chorro de agua frotando bien.

Si quieres más, puedes lavarlas con agua y jabón bajo el grifo. Nunca con lejía del baño.

Recoge las bolsas y vuelve a lavarte las manos.

Si las bolsas son de un solo uso, deshazte de ellas.

Si no, las puedes limpiar con desinfectante o echarlas a la lavadora.

“Si llevamos carrito de la compra, podemos dejarlo en el recibidor (no entrarlo en las otras estancias de la casa). En caso de que no se pueda, posteriormente fregar el suelo que haya tenido contacto con las ruedas del carrito con desinfectante (lejía u otros químicos de suelo con poder desinfectante)”, recomienda Soler.

Gallardo afirma que la probabilidad de que se produzca un contagio porque las ruedas del carrito hayan pasado justo por encima del coronovirus o alguien contagiado haya tosido, hablado o estornudado encima de ellas es muy pequeña pero sí que ve conveniente limpiar, también con la opción del jabón y el agua, la zona que haya tocado el carrito.

La química también recomienda pasar un pañito impregnado en desinfectante por el asa del carrito.

 

Gente & Sociedad

ADN y Ciudades Saludables lanzan campaña “No es tiempo de chercha”

Publicado hace

en

La Alcaldía del Distrito Nacional (ADN), con el apoyo de la Alianza de Ciudades Saludables, fortalecerá el marco de acciones que ha implementado para crear conciencia en la gente de la necesidad de prevenir el contagio de la Covid-19 en un momento de aumento de las tasas de infección local.

La campaña “No es tiempo de chercha” marca el compromiso de la ciudad y de la Alcaldesa Carolina Mejía para combatir la pandemia de la Covid-19 dando un espaldarazo al gobierno dominicano con relación a las nuevas medidas recientemente implementadas con el decreto 7-21 como son: modificación del horario de toque de queda de Lunes a viernes desde las 5:00 pm con permiso de libre circulación hasta las 8:00 pm.

Sábados y domingos hasta las 12:00 pm del mediodía con libre circulación hasta las 3:00 pm. Asimismo se dispuso que los espacios públicos como parques, plazas, gimnasios al aire libre sean utilizados sólo para prácticas deportivas que no impliquen aglomeración de personas.

Continuando igualmente con las nuevas medidas dispuestas por el Gabinete de Salud, hacemos un llamado a respetar las medidas sanitarias como el distanciamiento social, el lavado de manos, el uso de la Mascarilla, el uso de gel desinfectante y la no realización de actividades masivas.

La campaña se sustenta en las redes sociales, los medios masivos de comunicación, como radio, televisión con una colaboración de estos espacios, así como el uso de la comunicación territorial a través de la Dirección de Desarrollo Comunitario para llevar la campaña directamente a los barrios de la capital en una labor conjunta de la Dirección de Comunicaciones y el Vice Alcalde Stalin Alcántara.

La Alcaldesa recordó la inmensa labor de prevención del Covid-19 que ha desplegado desde su ascenso al cargo, incluso con decenas de operativos que se han llevado a las diversas demarcaciones de la ciudad, la implementación del Manual Municipal para combatir la Covid-19 junto al Clúster de Salud de Santo Domingo, así como los operativos de prueba y prevención llevados a más de 20 barrios cada sábado coordinados por la Secretaría Técnica del cabildo con la participación del Ministerio de Salud Pública, el Servicio Nacional de Salud, SENASA y Laboratorio Referencia.

La Alianza de Ciudades Saludables es una prestigiosa red global de metrópolis comprometidas con salvar vidas mediante la prevención de enfermedades no transmisibles (ENT) y lesiones.

La Alianza amplió su alcance de trabajo para ofrecer asistencia inmediata contra el Covid-19, como una respuesta urbana para extender el compromiso con las más de 70 ciudades que se han integrado.

Esta entidad cuenta con el apoyo de Bloomberg Philanthropies y trabaja en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la organización mundial de salud Vital Strategies, Desde 2017.

La directora de la Alianza de Ciudades Saludables Ariella Rojhani coincidió en señalar la necesidad de prevenir el avance de los contagios del virus en esta Capital.

“La pandemia de la Covid-19 es principalmente una crisis urbana, que coloca a las ciudades a la vanguardia de la respuesta a esta emergencia de salud pública sin precedentes”, declaró la directora de la Alianza de Ciudades Saludables.

Rojhani destacó que la entidad que dirige está comprometida con apoyar a Santo Domingo, y a otras ciudades del mundo, para salvar vidas, proteger a los residentes urbanos y construir un futuro saludable.

Alianza de Ciudades Saludables cuenta con el respaldo de Bloomberg Philanthropies, en asociación con la OMS y Vital Strategies, para ofrecer una política de alto impacto; o una intervención programática para reducir las ENT y las lesiones en sus comunidades, a las ciudades de todo el mundo.

La Alianza de Ciudades Saludables trabaja en la prevención del Covid-19 como parte de la Iniciativa de Respuesta Global de Bloomberg Philanthropies que ha dispuesto de una partida de US$40 millones, para colaborar con la OMS y Resolve to Save Lives, una iniciativa de Vital Strategies.

Visite:

https://partnershipforhealthycities.bloomberg.org/
www.adn.gob.do

Continuar leyendo

Gente & Sociedad

Una investigación demuestra que los gimnasios no representan riesgo de contagio del Covid-19

Publicado hace

en

Foto: IG/@TesoroYeraldin (Tesoro Fitness)

Un estudio académico a gran escala ha concluido que no existe una mayor amenaza de propagación del COVID-19 en las instalaciones deportivas, incluso cuando se lleva a cabo un entrenamiento intensivo.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Oslo, dirigido por el profesor Michael Bretthauer, investigó la transmisión del SARS-CoV-2 (el virus responsable del COVID-19), y si éste era atribuible a los gimnasios.

“Nuestro ensayo no mostró transmisión de virus o aumento en la enfermedad del COVID-19 relacionada con la apertura de los gimnasios”, dijo Bretthauer.

La investigación, la primera de este tipo en Europa, estudió a 3.764 personas con edades comprendidas entre 18 y 64 años, quienes no presentaban patologías relevantes para el COVID-19.

Aproximadamente la mitad de las personas acudieron a los gimnasios, mientras que la otra mitad, un grupo de control, no tuvo acceso.

Las instalaciones se abrieron a partir del 22 de mayo de 2020 exclusivamente para el estudio, ya que Noruega todavía estaba confinada.

Las actividades disponibles en los gimnasios incluían servicios que los clubs normalmente proporcionarían, desde entrenamientos de suelo hasta clases grupales (incluyendo spinning y yoga).

Quienes visitaban el gimnasio tenían que cumplir con las normas de prevención del virus elaboradas por el Instituto Noruego de Salud Pública.

Estas incluyeron distanciamiento social (un metro para ejercicios en superficie, dos metros para clases de alta intensidad), así como una mejor higiene de manos y desinfectantes para limpiar el equipamiento de entrenamiento después de cada uso.

El personal del gimnasio también controlaba el acceso a los gimnasios, para garantizar medidas de distancia y evitar aglomeraciones.

Los vestuarios estaban abiertos, pero las duchas y saunas estaban cerradas.

Después de dos semanas, el equipo de investigación evaluó a cada persona para el SARS-CoV-2, también hicieron una evaluación de enfermedades clínicas mediante la vinculación a registros electrónicos de pacientes después de tres semanas.

En el grupo que entrenó en el gimnasio, el 81.8% entrenó al menos una vez y el 38.5% visitó un gimnasio seis veces o más.

De las 3.016 personas que devolvieron las pruebas de PCR de SARS-CoV-2, hubo una prueba positiva, pero, aunque la persona positiva era parte del grupo de gimnasia, no había visitado el gimnasio antes de la prueba positiva y el rastreo de contactos encontró que en realidad había sido infectado en su lugar de trabajo.

Durante el estudio de tres semanas, no hubo visitas ambulatorias o ingresos hospitalarios debido a la COVID-19 en ninguno de los grupos.

Además, de 91 empleados que trabajaron en las instalaciones durante el período de prueba (91,2%) fueron analizados para detectar el SARS-CoV-2 y ninguno dio positivo.

Tras dicho análisis, los investigadores llegaron a las siguientes conclusiones:

Manteniendo una buena higiene y rutinas de distanciamiento social, el ensayo no mostró transmisión de virus o aumento en la enfermedad del COVID-19 relacionada con la apertura de gimnasios.

Las medidas básicas de higiene de manos y distanciamiento social, una distancia de 1 a 2 metros entre las personas, son medidas importantes y de eficacia comprobada en cuanto a la protección contra la transmisión del virus.

Además de económicas, son fáciles de aplicar y no requieren grandes recursos. Aplicando esas medidas se podrían evitar los cierres y, por lo tanto, reducir los daños económicos sobre el sector del fitness.

Si se pudieran lograr medidas de higiene y distanciamiento, sería seguro abrir gimnasios e instalaciones deportivas.

Como muestran los resultados, no hubo un aumento en la enfermedad relacionada con COVID-19 debido a la apertura de gimnasios e instalaciones deportivas.

FUENTR: Revistaeconomia.com

Continuar leyendo

Lo + Trending