Connect with us

Gente & Sociedad

¿Cuáles son las consecuencias de vivir sin sexo?

Publicado hace

en

¿Puede una persona vivir sin sexo? Parece imposible, pero muchas religiones tienen la abstinencia como uno de sus basamentos, aunque allí la cuestión pasa más por apagar el deseo.

Según los especialistas, la falta de apetito sexual no genera infelicidad en los seres humanos. En cambio, cuando no se producen encuentros amorosos y el deseo es constante, aparecen los problemas. Uno de los primeros efectos es el descenso de la autoestima en muchas personas y parejas.

El médico psiquiatra y sexólogo (MN 74.794) Walter Ghedin le explicó a Infobae que «existen momentos o etapas en las que el deseo se apaga y se establece en las parejas un acuerdo tácito de ‘estar juntos pero sin sexo’. También es importante entender que hay personas que están solas pero no quieren exponerse a encuentros conflictivos o que pueden lastimarlas en el futuro».

Para Ghedin, «aunque no aparezca, el sexo siempre está». Lo esencial de esta actividad, muchas veces, trasciende la necesidad corporal: practicarlo es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que hay, según numerosos estudios científicos.

Uno de ellos, encabezado por la Universidad de Tuffts en Massachusetts, Estados Unidos, arrojó que «el sexo genera inmunoglobulina A (IgA), uno de los anticuerpos que ayuda a prevenir infecciones y resfriados. Pero hay más, practicarlo dos veces por semana aumenta en un 30% los niveles de este anticuerpo».

«El encuentro íntimo es una parte fundamental de la vida. No importa si se está en pareja o no, es indistinto. Se siente el deseo, la intensidad del amor, del placer y uno se entrega al otro sin perder la individualidad. Tenemos la capacidad innata de proyectar la vida en compañía, en donde el gran desafío de ser singulares es hacerlo bajo una experiencia íntima compartida», dijo Ghedin.

Las hormonas sexuales son claves. Aquellas que intervienen en este comportamiento, al perder actividad, dejan de segregar sustancias que afectan directamente el estado de ánimo y la motivación de las personas.

«Si esa fuerza llamada libido es inherente a lo humano, la represión o sublimación de la misma son adquiridas. El interés sexual puede reprimirse por experiencias frustrantes, traumas, vergüenza, rencores, falta de comunicación, incapacidad para demostrar afectos, entre otras cuestiones», aclaró el médico.

La experiencia erótica puede verse influida por distintos factores, personales o del vínculo.

«Desde el punto de vista biológico del encuentro, el acto sexual, además de ser un buen ejercicio aeróbico, activa la liberación de sustancias como las endorfinas que brindan sensación de bienestar, de hormonas como la oxitocina que promueve el apego y de neurotransmisores como la dopamina que incrementa el deseo y ayuda a la repetición de la acción. Perder esto puede ocasionar problemas en la salud», contó el especialista.

Ghedin también alertó que «cuando el conflicto interno radica entre las ganas y la dificultad para encontrar un compañero/a sexual, la tensión no sublimada en otras actividades puede generar angustia, frustración y pensamientos recurrentes referidos a vivir sin sexo».

¿Se puede equilibrar la falta de sexo?
Algunos expertos recomiendan equilibrar la carencia sexual con una alimentación saludable, sin grasas, ni azúcares, ni café, y con ejercicio, para liberar la carga retenida.

«Hay personas que con la masturbación logran disminuir la tensión, pero para otras no es suficiente y necesitan el contacto cuerpo a cuerpo. En las mujeres es más frecuente la necesidad de un acercamiento más intenso, aun sabiendo que será ocasional», sostuvo Ghedin.

Respecto a las relaciones cibernéticas, Ghedin cree que es fundamental «escaparle a las redes sociales, los encuentros cara a cara siempre serán insuperables. Cambiar la soledad de la casa por un café, una salida al cine o la visita a una exposición de arte. No hay que quedarse con las malas experiencias de otros. Como en cualquier ámbito de la vida, cada ser humano debe crear sus propias vivencias», concluyó el sexólogo.

Infobae/Mauricio Luna

PERIODISTA/ PUBLICISTA

Gente & Sociedad

Todo listo para la gala final del certamen ‘Señorita Monseñor Nouel’

Publicado hace

en

Este jueves 19 de mayo, doce beldades de Bonao competirán por el título «Señorita Monseñor Nouel» durante un certamen que se llevará a cabo en el hotel ecoturístico Rancho Guacamayos, de esa ciudad, a las 7:00 de la noche.

Las participantes pasaron por un proceso de evaluaciones en las que se tomó en cuenta su talento e intelecto.

La semana pasada se realizó la competencia de trajes de baño como anticipo a la gala final del concurso de belleza en el que cada una de las participantes han dado lo mejor de ellas.

Esta es la primera edición del certamen en el que se busca escoger la representante de la provincia Monseñor Nouel para el “Misses of Dominican Republic, un concurso que cuenta con los más altos estándares de credibilidad con visión internacional.

La organización de “Señorita Monseñor Nouel” está a cargo de Alejandrina Mejía y Ronaldo Linares, directora y subdirector del concurso, respectivamente.

Mejía cuenta con veinte años de experiencia en la industria de la belleza, contando con empresas en esa rama tanto en el país como en el extranjero y teniendo su sede principal en Bonao.En tanto que, Linares es un destacado profesional del estilismo, emprendedor y ha estado ligado a concursos de belleza.

“Señorita Monseñor Nouel es un certamen que integra la belleza, inteligencia femenina y donde se resaltará la cultura, el talento, la juventud y el carisma que nos caracteriza como región”, destacaron los organizadores.

El certamen tiene además como objetivo promover a Monseñor Nouel como destino ecoturístico, resaltando las bondades de sus ríos y montañas, que le convierte en marca provincia al tiempo de concienciar a la juventud y a la sociedad dominicana sobre la importancia de proteger sus recursos naturales.

Continuar leyendo

Gente & Sociedad

Fernando Villalona: Mi madre no se fue muy contenta conmigo

Publicado hace

en

«Yo le pido a mamá que me perdone», expresó el cantante Fernando Villalona con la voz quebrada tras afirmar que «ella no se fue muy contenta conmigo» cuando falleció hace casi cuatro años, en octubre de 2017.

«El Mayimbe» habló de la relación con sus padres, ya fallecidos, en un programa especial que el canal 4 de la Corporación Estatal de Radio Televisión (CERTV) le dedicó el sábado con motivo de cumplir 67 años de vida.

Villalona sostuvo que Arcadia Évora sufrió por situaciones que él vivió en una etapa de su vida, pero que a ella le tergiversaron la verdad.

«Mi mamá era la que más sufría, era un sufrimiento total, todos los días, hasta que partió y no le pude dar a mamá eso que tanto quise haber podido darle, pero había mucha gente en el medio que hacían ideas diferentes de la realidad, pero mi corazón solamente lo conoce Dios», manifestó.

En la entrevista con la periodista Wendy Mora, el merenguero dominicano dijo que no hay familia perfecta y aunque él ama la suya, evidenció un malestar en el que no profundizó.

«Yo amo a mi familia, pero sí que tengan bien en cuenta que lo que Dios le dio a cada quien que lo aproveche y que anden por el camino correcto para que le puedan sacar provecho. Te digo todo esto porque es como un desahogo, aparte de desahogarme quizás esto sirva para organizar algunas cosas que no están en sus lugares», expresó a las cámaras del canal 4.

Con relación a una película pendiente sobre su vida, descartó cualquier proyecto en ese sentido que cuenta con su aprobación.

«Ya no me interesa, hay otras cosas más importantes que vienen en camino, en su momento lo anunciaré», aseguró el artista nativo de Loma de Cabrera, Dajabón.

Hace 50 años su vida dio un giro total al encontrarse con la música, pero su niñez y adolescencia se desarrollaron como cualquier muchacho pueblerino. Antes de convertirse en «Niño Mimado» o «Mayimbe», en su pueblo lo conocían por otros apodos: Nando, Oreja, «Bocaejarro» y Chimbo.

Previo a convertirse en cantante, en su pueblo, Loma de Cabrera, estudiaba y jugaba voleibol, baloncesto, béisbol o simplemente se iba al río a nadar.

«Cuando no tenía que achicar las vacas nadaba un poco o si no iba a jugar béisbol, o volibol porque en el basquetbol me rompieron par de veces los dedos», recordó.

Ya a los nueve años comenzó a cantar en el parque central de Loma de Cabrera porque otra alternativa de entretenimiento era el cine, pero durante muchas noches en el pueblo se iba la luz.

Cuando entró en su adolescencia dijo: «Voy a buscar la forma de ser artista, y se me metió eso en la cabeza».

Pocos años después, a los 16 años, ya estaba participando en el famoso Festival de la Voz que en 1971 organizó el músico Rafael Solano en Bellas Artes y transmitido por el canal 4.

En esa competencia quedó en quinto lugar, pero una multitud protestó ante los resultados al grito de «fraude, fraude».

Tiempos después vendrían sus años de popularidad, en los que admite que vivió «una época media loca y con mucha ignorancia».

Sobre ese particular comentó: «Si yo hubiese tenido la sabiduría que tengo ahora quizás no hubiese cometido los errores que cometí. Pero como Dios sabe lo que hace ahora entiendo que quizás todas esas clases de cosas que me pasaron a mí me sirvieron para enderezar mi carrera, mi camino y mi vida».

Según han pasado los años y él ha retomado el control de su vida, con un estilo saludable, sin vicios, «lo más que me he gozado son las bendiciones que a diario recibo en las calles cuando salgo».

En ese transitar entre la fama, los errores, los triunfos y fracasos, Villalona se convirtió en un «Niño mimado» por el pueblo dominicano, que le dio todas las oportunidades que quiso, estableciéndose contra viento y marea en un mayimbe de la música popular dominicana.

Al principio lo del mote del Mayimbe no era de su agrado: «No me gustaba el nombre de Mayimbe, lo sentía como un indio, no me gustaba, pero un día, un 24 de diciembre, Johnny Ventura me invitó a su casa a comer y yo estaba perdido en encontrar la casa, pero él salió al frente y me dijo: Mayimbe, es aquí… A partir de ahí acepté la palabra Mayimbe».

Para cuando ya no esté en la tierra quiere que lo recuerden «como un elegido».

En su producción musical entre merengues, baladas, boleros y bachatas, según su propio conteo, «tuve la suerte de pegar 205 temas de 350 que he grabado, que no puedo dejar de cantar, pero no hay tiempo en los shows para cantarlos todos».

Hay un merengue que no lo puede dejar en sus presentaciones, «Música latina», que «es mío, ese lo parí yo, que es música y letras de mi autoría».

Otros temas emblemáticos en su voz son «Compañera», «Delirante amor», «Dominicano soy», «Baila en la calle», «Cama y mesa», «Sé que te perdí», «La hamaquita», «Mi pueblo», «Seré», «Quijote», «Jardinera», «La tuerca», «Tabaco y ron» y «Homenaje a Tatico Henríquez».

Entre sus grabaciones pendientes está un disco especial dedicado a la niñez y otro recopilatorio de la música dominicana.

«Voy a recopilar los temas de mi país para hacer un álbum especialmente de temas dominicanos», adelantó en la entrevista con el canal 4.

Continuar leyendo

Lo + Trending