Connect with us

Noticias

Escritor Junot Díaz revela que fue violado a los 8 años y que intentó suicidarse

Publicado hace

en

El escritor dominicano Junot Díaz reveló que fue violado cuando tenía ocho años y que producto de esa agresión intentó suicidarse en varias ocasiones.

En una entrevista a la revista The New Yorker, el escritor narra cómo ocurrieron los hechos, los cuales dijo lo marcaron de por vida y lo llevaron a tener relaciones fallidas.

«Sí, me pasó. Me violaron cuando tenía 8 años. Fue un adulto en el que confiaba. Después que me violó, me dijo que debía volver al día siguiente o estaría ‘en problemas’. Y como estaba aterrorizado y confundido, regresé al día siguiente y me volvió a violar. Nunca le conté a nadie lo que pasó, pero hoy te lo digo a ti y a cualquiera que quiera escucharlo».

Con estas palabras Díaz rompe un silencio de más de 40 años en un artículo en la revista The New Yorker.

En un texto muy personal titulado ‘El silencio: el legado de un trauma de infancia’, el escritor responde a un lector que hace años en un evento de firma de sus libros en Amherst (Massachusetts) le preguntó si las escenas de abusos que describía en sus historias le habían sucedido, algo a lo que él respondió con una evasiva.

«Sé que es, han pasado años y siento no haberte contestado. Lo siento por ti y por mí (…) Todavía tengo miedo pero lo voy a contar de todas las formas», justifica antes de arrancar con la confesión.

Lo que viene después es el recuento de cuatro décadas de dolor tras la violación, que sucedió poco después de mudarse de República Dominicana a Nueva Jersey, y que hasta ahora se había mantenido para sí mismo.

«Nunca tuve ayuda, ni ningún tipo de terapia. Nunca se lo dice a nadie», confiesa.

El trauma que le dejó el abuso le llevó por diferentes etapas en su infancia y adolescencia que incluyeron depresiones, malos comportamientos, alejarse de sus amigos e incluso varios intentos de suicidio, el primero de ellos cuando tenía solo 14 años.

«Casi me destruyó»
«Puedo decir verdaderamente que casi me destruyó. No solo la violación sino todas las secuelas: la agonía, la amargura, la autorecriminación, el asco, la desesperada necesidad de mantenerlo escondido y en silencio. Jodió mi infancia, jodió mi adolescencia, jodió toda mi vida», afirma.

«Más que ser dominicano, más que ser inmigrante, mucho más que ser de descendencia africana, mi violación me definió. He gastado más energía huyendo de ella que viviendo. Después de todo, a los ‘verdaderos’ hombres dominicanos no se les viola. Y si no era un dominicano ‘verdadero’ no era nada. La violación me excluyó de la hombría, del amor, de todo».

Tras el segundo intento fallido para quitarse la vida con las pastillas para el tratamiento de cáncer de uno de sus hermanos, le llegó una carta que, en sus propias palabras, le abrió una puerta de esperanza. Fue una carta de aceptación a la Universidad de Rutgers.

«A solo una hora de mi casa en autobús, estaba muy lejos de mi vida anterior y estaba muy vivo con la posibilidad de que por primera vez en mucho tiempo sentía algo que se parecía a la seguridad», cuenta.

Una vez ahí, recuerda, consiguió reconstruirse a sí mismo: comenzó a correr, a levantar pesas, se hizo activista, tuvo sus primeras novias y era un chico «popular».

Así enterró de alguna manera su vida anterior y la violación y lo cubrió con lo que él llama una «máscara de normalidad» con la que ha tratado de protegerse por muchos años.

Sin embargo, el trauma permaneció con él y le llevó a numerosas relaciones fallidas por diversos motivos que fueron desde la imposibilidad de tener sexo con sus novias hasta múltiples infidelidades.

También cuenta que ha pasado por distintas etapas de depresión, adicciones y mucho sufrimiento, unas constantes que permanecieron cuando acabó la universidad y se mudó a Nueva York para publicar su primera novela Drown y también después: desde los años de sequía literaria hasta sus mayores éxitos como cuando se hizo con el premio Pulitzer por su novela La breve y maravillosa vida de Oscar Wao.

Díaz escribe que no consiguió empezar a recuperarse hasta que tocó fondo (en uno de sus intentos de suicidio) y decidió buscar la ayuda de una terapeuta, con la que comenzó un largo proceso de sanación y con la que, poco a poco, logró quitarse la máscara tras la que trataba de ocultarse.

“No es algo para siempre, pero al menos consigo respirar, vivir», afirma Díaz. En la actualidad asegura que está en una relación y ha conseguido contarle a su pareja lo que le sucedió, al igual que a sus amigos, «incluso a los tipos más duros».

Con las confesiones que le ha hecho a su círculo cercano y ahora con esta publicación, que saldrá en la edición impresa de The New Yorker el 16 de abril, Díaz dice que es como si tuviera una segunda oportunidad de nacer.

UNIVISION/AGENCIAS

Noticias

Se entrega otro de los hermanos vinculados al asalto del Banco Popular

Publicado hace

en

Alberto Ezequiel Estrella Arias, de 28 años de edad, a quien las autoridades señalan como la persona que alquiló el vehículo utilizado para el asalto a la sucursal del Banco Popular el pasado 3 de junio, se entregó a la Policía Nacional este lunes.

La información fue confirmada a este medio por su abogado Waldo Paulino, quien indicó que la entrega se produjo en la vivienda del padre joven en el Hoyo de Enriquillo en Santo Domingo Oeste.

Según la Policía Nacional, Alberto Ezequiel Estrella Arias fue la persona que alquiló el automóvil marca Kia Sorento, de color negro, el 31 de mayo.

La pesquisas policías señalan, además, que Alberto Ezequiel Estrella Arias fue el encargado de modificar el vehículo, oscureciéndolo algunas partes para cambiar su apariencia con miras a la realización del asalto.

Estrella Arias fue arrestado al igual que su hermano, Jorge Luis Estrella Arias, el pasado viernes en Punta Cana, pero dejado en libertad porque en ese momento no tenía ningún señalamiento de las autoridades.

Otro de los hermanos Estrella Arias implicados en el asalto, Richard, murió en un supuesto intercambio de disparos con agentes policiales.

Continuar leyendo

Noticias

MP: Jorge Luis Estrella preguntó por la bóveda y amenazó a empleadas del Banco Popular

Publicado hace

en

De acuerdo al documento de solicitud de medida de coerción en contra de los acusados del asalto a la sucursal del Banco Popular Dominicano, ubicada en la avenida Luperón con calle Olof Palme, el imputado Jorge Luis Estrella Arias, se mostró desesperado por acceder a la bóveda de sucursal bancaria.

El Ministerio Público indica que el guardián del banco quedó bajo la custodia del occiso Johan Eduardo Bellíard Aybar “Berberrá” y de Eddy Enmanuel Segura Arias, mientras que Jorge Luis accedió al área de caja, rompiendo una de las mamparas y “voló a la parte interior”.

En ese momento, según indica el documento, se acercó a una de las cajeras, la amenazó de no moverse o “la mataba”, para después tomar el zafacón ubicado debajo del escritorio de la empleada, así como el dinero de las cajas y verterlo en el zafacón.

“El imputado Jorge Luís Estrella Arias pasó al área de caja rompiendo una de las mamparas, y voló a la parte interior, se acercó a una de las cajeras, manifestándole que no se moviera o la mataba, tomó el zafacón ubicado debajo de su escritorio, el dinero efectivo de las cajas y lo echó en el zafacón’, indica el documento.

Fue en ese momento en que se desplazó cuestionándoles a los empleados por la bóveda y al no obtener una respuesta golpeo con el arma a un cajero, provocándole un “trauma acompañado de ligero edema”, mientras apuntaba a otro empleado.

“Luego se desplazó diciendo: “La bóveda, La bóveda”, y al no tener respuesta por parte de los empleados, manifestó: ¡Es que nadie va a hablar. Momento en que le pegó el arma en el costado al cajero, provocándole trauma acompañado de ligero edema, en región lumbar derecha, curable dentro de I a 10 días, de conformidad con el Certificado Médico Legal No. 57063, mientras le apuntaba con el arma” a otro empleado, señala el expediente.

La empleada le manifestó que mirara el conduce del efectivo, que ya se habían llevado y al preguntarle dónde estaba, conversación en la que intervino otra empleada y Jorge Luis Estrella le indicó que no se movieran o si quería que la matara.

Estrella Arias se entregó el pasado viernes en una plaza de Punta Cana, con la ayuda del periodista Roberto Cavada y dos equipos de prensa del Show del Mediodía y de Radio Televisión Dominicana.

Alrededor de las 4:30 de la tarde del pasado lunes, cuatro individuos asaltaron a punta de pistola una sucursal del Banco Popular, ubicada en el interior de una estación de combustible del Distrito Nacional, cargando con una suma indeterminada de dinero.

De ellos, tres entraron en la entidad bancaria y uno esperó en el vehículo en que escaparon.

Las cámaras de seguridad del establecimiento captaron el momento en que los antisociales llegan al lugar y apuntan con un arma al guardia de seguridad.

En las imágenes que fueron filtradas en redes sociales se observa como un hombre ingresa a la entidad bancaria vestido de negro, con chaleco antibalas, una gorra, guantes, utilizando una barba falsa y con una pistola en mano.

Un día después el vocero de la Policía, Diego Pesqueira, informó que habían entrevistado a varias personas con relación al robo, en busca de pistas que le permita ubicar el vehículo en el que escaparon los desaprensivos.

Vía Listín Diario

Continuar leyendo

Lo + Trending